Anonymous me da miedo

30 Ene

Lo que más me alarma de la última hazaña de Anonymous no es tanto lo que han hecho como lo que anuncian que van a hacer. La publicación de documentos y datos confidenciales de diversas personas conocidas –cineastas, músicos, políticos, y sus familiares- que este colectivo ha señalado unánimemente como sus enemigos, ya es de por sí bastante grave; pero lo es más aún la complacencia con la que anuncian el desarrollo de nuevas acciones –con la gala de los Goya como su próximo objetivo- y con la que lanzan amenazas preventivas hacia posibles víctimas futuras: “Hemos creído correcto no publicar datos de personas no relacionadas con la ley Sinde/Wert, pero si, en un futuro, dichas personas cambian de posición o hacen algo que créemos merecedor de castigo, toda nuestra ira caerá sobre ellos“.

Se agradece que hayan “creído correcto” no hacer daño a más personas de las que ya se han visto afectadas. Pero el mensaje incluído en este parrafo no parece prometer un futuro tranquilo en este aspecto. Sinceramente, da miedo. Lógico, porque eso es justo lo que pretende. Atemorizar a cualquiera que lleve la contraria a estos sui dessus protectores de la red.

El tema que les ha llevado a desarrollar esta, digamos, acción reivindicativa, es la ya famosa Ley Sinde, a la que han añadido el apellido del nuevo Ministro de Educación, Cultura y Deporte en cuando han conocido su vocación continuista en este aspecto. Pero es que la mayoría de los afectados por la misma son personas que no tienen ninguna participación activa en el desarrollo de dicha ley, ni de ninguna otra. Son ciudadanos particulares, algunos de ellos directamente afectados o preocupados por la piratería, que han ejercido su derecho a la libertad de expresión apoyando el desarrollo de una normativa legal que proteja su trabajo. Por eso, y sólo por eso, han sido objeto de un ataque coordinado a su intimidad, del que tampoco se han librado sus familias.

No quisiera pensar en que Internet pueda convertirse en un sitio donde se frenan opiniones por el miedo a las consecuencias que puedan acarrear. Porque ese fenómeno ya ha ocurrido fuera del entorno digital, muchas veces, en muchos lugares a lo largo de la historia. Incluso muy recientemente en este país, como espero que todavía recuerden algunos. Y jamás ha dado lugar a sociedad más justas ni más libres, ni ha venido promovido por defensores de los ciudadanos. Esos métodos sólo pertenecen a un tipo de pensamiento, al cual se le define muy bien con una palabra determinada. Palabra que, por lo menos hoy, no pienso escribir aquí.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: