Mi pseudociencia favorita: de monstruos, lagos y naturaleza

15 Feb

Este vídeo que se ha hecho tan popular en YouTube me ha hecho revisitar tiempos pasados. Ha sido captado en Islandia y tiene todo el sabor añejo de cuando las noticias sobre criaturas misteriosas llegaban sin problemas a las páginas de los periódicos nacionales. Cuando Charles Berlitz con su Triángulo de las Bermudas, y Von Daniken con sus recuerdos del futuro y regreso a las estrellas y tal, vendían libros por cientos de miles, y sus teorías (seamos generosos y llamémoslas así, al menos de momento) eran reflejadas por los medios de comunicación de la época, desde los populares programas de entrevistas de Jose María Iñigo hasta, literalmente, cualquier revista con algunas páginas para rellenar.

Eran pseudociencias, claro. El término se ha hecho bastante popular en los últimos años, sobre todo por el contraataque que un colectivo de científicos tan rigurosos como feroces ha emprendido contra esta serie de falacias que siguen encontrado su camino en radios, televisiones, revistas, y ni hablemos de Internet. Parapsicología, OVNIs, channelling, apariciones, telepatía, reiki, feng-shui, mensajes del Más Allá y civilizaciones perdidas, todo ha sido combatido sin piedad por los abanderados del movimiento escéptico que, de paso, nos ha dejado algunas obras tan entretenidas y valiosas como los artículos de Martin Gardner, las campañas de James Randi o los libros  de Georges Charpak y Henri Broch.

Así que tiemblo de pensar la que me puede caer cuando reconozca aquí que hay una de estas disciplinas a la que le tengo un especial cariño, y que es la que protagonizan elusivos bichejos como el de este vídeo. Se le llama criptozoología y consiste en la búsqueda de especies animales supuestamente desaparecidas hace millones de años, pero de las que (a lo mejor) algunos ejemplares sobreviven en determinadas zonas del planeta. El rey es, lógicamente, el Monstruo del Lago Ness, secundado por meritorios tan atractivos como el Yeti, Bigfoot, o ese diplodocus que pulula por algunas zonas del África remota y al que se conoce como Mokele-Mbembe.

Todos ellos tienen en común una cierta tendencia a protagonizar fotos y vídeos donde no se distingue un pijo, y a no tener la decencia de posar el tiempo suficiente como para que algún afortunado mortal obtenga la prueba definitiva que demuestre su existencia y, de paso, le asegure una jubilación dorada. Algo que podía colar hace años, pero que hoy en día, cuando hasta los niños de teta salen a la calle con una cámara HD en su móvil, sinceramente, no parece muy serio.

¡Quédate quieto, cachis!

Visité el Loch Ness por vez primera hace cosa de veinticinco años. Sorprendentemente, me fui sin haber visto a Nessie, pero a cambio me llevé la impresión de haber conocido uno de los paisajes más verdes, placenteros y hermosos que había visto en mi vida. El Loch era un lugar enorme (39 kilómetros de longitud) repleto de zonas tranquilas por las que pasear antes de regresar al pueblo de Inverness a recargar el deposito con algunas pintas. No necesitaba ningún monstruo para resultar mágico.

Unos quince años después volví a la zona, esta vez invitado en un viaje de prensa. Las cosas habían cambiado bastante: Inverness había evolucionado de ser una población de tamaño medio a toda una ciudad, de provincias si se quiere, pero ciudad al fin y al cabo, dominada por la industria, los coches y una cantidad considerable de gente. El crecimiento había afectado también a sus alrededores, Loch Ness incluído, y la imaginación que hacía falta ahora para creerse que un plesiosaurio podía pasar desapercibido entre semejante barahunda de personas y máquinas era ya casi inabarcable.

La magia está en el paisaje, no en el folklore.

Y por eso me gusta la criptozoología: porque la superchería de que algunas zonas del mundo siguen habitadas por animales antediluvianos sólo puede sostenerse si esas zonas son extensas y, en la medida de lo posible, ecológicamente intactas. Nadie concebiría a Mokele Mbembe en una zona de África asolada por guerras civiles, ni daría crédito de que Bigfoot pudiera habitar en un bosque esquilmado por las madereras.

Si no para otra cosa, mi pseudociencia favorita sirve como indicador de las zonas del planeta que continúan protegidas de la acción destructora del ser humano. Por eso me encanta que continúen apareciendo vídeos como el de este bicho (o lo que sea) de Islandia, y por eso mismo espero que sea un engañabobos que continúe llamando la atención de la gente todavía durante mucho tiempo.

Anuncios

4 comentarios to “Mi pseudociencia favorita: de monstruos, lagos y naturaleza”

  1. Bernardo Fuertes 2012/02/15 a 9:07 am #

    Un magnífico post sobre los falsos mitos Vicente. Aunque en determinados momentos se necesita dejar volar la imaginación. Eso sí, siendo conscientes de su falsedad.

    • Vicente F. de Bobadilla 2012/02/15 a 9:12 am #

      Gracias, Bernardo. Si no pudiéramos soñar de vez en cuando, casi no valdría la pena vivir. Hay que decir que Escocia de uno de mis lugares favoritos para ello, y no solo por el whisky.

  2. Luke Solo Skywalker 2012/02/16 a 3:10 pm #

    Mi pseudociencia favorita sostiene que George Lucas es embajador de un planeta de una galaxia lejana instalado en San Francisco para contarnos, de trilogía en trilogía, la que nos espera: los terrícolas acabaremos formando parte del glorioso ejército de la República galáctica hasta acabar formando parte de las huestes del Emperador.

    Y sí, que vivan los bichos antiguos, yo creo que los hay y muchos sobre todo el fondos abisales. Digo!

    • Vicente F. de Bobadilla 2012/02/16 a 3:52 pm #

      Bueno, yo más bien le diría que la verdadera misión de George Lucas es volver a vendernos la misma trilogía una y otra vez, con un par de escenitas cambiadas y un par de bichos más al fondo del decorado… Y sólo por 70 euros, oiga. Eso sí que es esoterismo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: