La verdadera película sobre Eurovegas

29 Feb

Desde que comenzó a hablarse del proyecto Eurovegas que llevaría a las proximidades de una de las dos principales ciudades de España –Madrid o Barcelona– un macrocomplejo de juego y ocio que, dicen algunos, supondría una inyección de prosperidad nunca vista antes, no han faltado los articulistas que han recurrido a clásicos del cine como Casino o la saga de El Padrino para hacer posibles comparaciones.

Error. Es cierto que hay una película clásica que refleja a la perfección lo que está pasando con el proyecto Eurovegas, pero en ella no aparece ni un solo casino. Estoy hablando de La visita del rencor, dirigida por Bernhard Wicki en 1964 y basada en la obra de teatro de Friedrich Dürrenmatt, autor de otras obras tan conocidas como La Avería, magnificamente adaptada en los teatros españoles este último año.

El argumento es el siguiente: a un pueblo empobrecido donde la ruina se cierne sobre la mayoría de sus habitantes llega una mujer (Ingrid Bergman) que tuvo que abandonarlo veinte años atrás, repudiada por sus vecinos. Ahora es la viuda de un magnate, inmensamente rica. Lo bastante como para resolver todos los problemas económicos del pueblo y repartir una abundante cantidad de dinero entre todos sus habitantes… con una condición: deben juzgar al hombre (Anthony Quinn) que la deshonró años atrás, desentendiéndose de su desgracia y arrojándola a la miseria, la prostitución y el destierro. Y deben condenarlo a muerte.

Al principio, como era de esperar, el rechazo es total. Nadie está dispuesto a tomar parte en un acto tan repudiable, incluso aunque suponga la solución a todos sus problemas. Pero la mujer se queda en el pueblo, sabiendo que el tiempo y el dinero corren a su favor. Poco a poco, el viento va cambiando, y la oferta económica va ganando peso frente a lo que es necesario hacer para conseguirla. El personaje de Quinn pasa a ser visto con recelo por sus amigos, su familia, incluso su mujer y sus hijos. Y del recelo se pasa al odio cuando todo el pueblo le ve como el único obstáculo que les separa de la solución a sus problemas.

Hay que reconocer que el magnate Sheldon Adelson no nos está pidiendo que matemos a nadie, y es necesario un poco de imaginación para comparar a Esperanza Aguirre (no digamos ya Artur Más) con Ingrid Bergman. Pero tampoco puede negarse que ha llegado a España ofreciendo riqueza y más de 200.000 puestos de trabajo, también con una condición: que se le otorgue impunidad absoluta a la hora de construir, contratar y despedir, obteniendo unas ventajas con las que no podría soñar ningún empresario español –regalo del terreno y exención fisca durante dos años, entre otras- y eliminando los escasos derechos que todavía les quedan a los trabajadores.

Ninguno de los políticos de Madrid y Barcelona –de partidos distintos, evidenciando que la falta de escrúpulos no es privativa de ninguna ideología- que compiten por el proyecto ha planteado la menor objeción a estos requisitos, fija la mirada únicamente en unos puestos de trabajo que les permitirían reducir las cifras de paro en su comunidad, y de paso ocultar su absoluta falta de ideas para crear empleo de una forma estable y continuada. No importa la calidad de esos puestos de trabajo –si llegan a hacerse reales–, ni el peligro que implica ese precedente de una isla dedicada al juego y al placer –hay que aclarar que las putas y el tabaco serán legales– bajo cuya superficie se apilarán miles de empleados mal pagados y desprotegidos.

Sheldon Adelson, como Ingrid Bergman, ha lanzado el cebo y espera, complacido. Políticos, medios de comunicación y ciudadanos comienzan a agitarse, y en no pocos casos se dejan deslumbrar por la tentación. El problema aquí es que, si se dobla plenamente la testuz y se le deja salirse con la suya, el papel que nos va a corresponder en esta obra no es el de los habitantes del pueblo que esperan la prosperidad fácil: es más bien el de un Anthony Quinn condenado sin remedio al linchamiento.

Anuncios

2 comentarios to “La verdadera película sobre Eurovegas”

  1. buscoiglesia 2012/03/01 a 9:21 am #

    Hemos leido en http://www.eurovegasmadrid.net que se lo va a llevar Madrid, ¿estais seguros?¿realmente interesa?

  2. Juan Antonio Guerrero 2012/03/01 a 5:34 pm #

    Pues mucho me temo que se saldrá con la suya si la Providencia no lo impide. A la hora de preferir puestos de trabajo a ética —o moral, a mi me da igual— tenemos ya precedentes de qué va a pasar.

    Malos tiempos para la lírica.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: