Compro iPad de segunda mano (pago mal)

8 Mar


 

Algunas líneas aéreas norteamericanas tienen una costumbre muy de agradecer: si antes de un vuelo de larga distancia ven que hay asientos sin vender en primera clase, los ofrecen a los pasajeros de turista a precio muy reducido, por algo menos de la mitad de la tarifa original. La filosofía de esta práctica es muy simple: vamos a despegar de todos modos, así que mejor hacerlo sacando algo de dinero extra por unas plazas que, de lo contrario, irían vacías y no producirían nada.

Bueno, pues esa es la base de mi oferta del iPad. ¿Andan pensando ya en comprarse el nuevo, con su pantalla Retina Display, su grabación en 1080HD, su conexión 4G, su procesador de cuatro núcleos, su camisita y su canesú? Pues adelante, y ya me van contando. Pero si no saben que hacer con su iPad anterior, ya viejo, cascado y antediluviano, soy todo oídos. No esperen una oferta generosa, aviso, pero si no tienen hijos o amigos a quien pasárselo, siempre será mejor lo que yo pueda buenamente darles a dejarlo arrumbando polvo en un armario junto a otros cacharretes sin duda inolvidables y ya olvidados, que diría Borges.

Es de cajón que las nuevas generaciones de cualquier gadget sean más potentes y completas que las versiones anteriores. Pero con el iPad creo que estamos yendo demasiado deprisa, dejando en calzoncillos a la Ley de Moore. El primer modelo, con todo el revuelo mediático del mundo, se presentó en 27 de enero de 2010. Sólo trece meses después, llegaba el iPad 2, y justo al año siguiente, la tercera generación. Es imposible que la tecnología haya avanzando tanto en este tiempo como para que las prestaciones de este nuevo iPad se hagan imprescindibles, como para dejar anticuados a los modelos anteriores.

Hace años que la tecnología de consumo presenta un curioso rasgo evolutivo: si la mayoría de los usuarios analizáramos exactamente para qué usamos nuestros gadgets, veríamos que nos sobraba con la capacidad de modelos considerados obsoletos. El ejemplo que tengo más próximo es el PC de seis añitos de edad con el que escribo y gestiono este blog y llevo a cabo buena parte de mi trabajo; sí, seis años son bastantes el informática y ya habrá que ir pensando en cambiarlo, pero la verdad es que, para lo que hago con él –navegar, almacenar fotos y música, escribir-  sigue funcionando perfectamente. Pero los modelos con su capacidad de almacenamiento, su procesador y sus prestaciones en general ya desaparecieron hace mucho tiempo de las tiendas.

Es de suponer que, con la aparición del nuevo iPad, se repita la rebajilla de los modelos anteriores que ya puso en marcha Apple cuando salió el iPad 2. Pero seguro que rastreando un poco entre amigos y conocidos (Twitter puede ser muy útil para casos como este) encontramos ese heavy user que va contando los días que faltan para el 23 de marzo, cuando la codiciada máquina llegue a nuestro país, y que esté dispuesto a pasarnos la antigualla a un precio mucho más razonable.

Estoy seguro de que con un iPad, no ya 2 sino original, muchos de sus usuarios van sobrados, y lo seguirán yendo durante mucho tiempo. Claro, se pierden la conexión 4G que, según rumores, posibilita contactar con el más allá para charlar directamente con Steve Jobs. Se pierden también, que tiene su importancia, la posibilidad de fardar. A cambio, conseguirán un tablet mas antiguo que se adapte perfectamente a sus necesidades… si es que de verdad necesitan usar un tablet para algo. Pero ese ya sería tema para otro post.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: