La Propiedad Intelectual y el Tercer Grupo

26 Abr


Fernando Quiñones fue un magnífico escritor, un maestro del relato corto, y una de las personas que mejor ha retratado eso del espíritu andaluz, que, de existir, estaría reflejado en su habla, que él clavó como nadie en cuentos y novelas (Páginas de Espuma publicó en 2004 una exhaustiva recopilación). También fue, y ello constituyó un verdadero regalo, un buen amigo de mi familia. Hace ya bastantes años, charlando con él, me dijo lo siguiente:

– En España hay tres grupos de escritores: el primero, los que viven exclusivamente de sus libros. El segundo, los que viven de sus libros pero tienen que redondearse los ingresos con conferencias, artículos, haciendo de jurados en concursos literarios, etc. Y el tercero, los que tienen un empleo con el que ganarse la vida y escribe en su tiempo libre.

– ¿Y dónde estás tú?

– Yo, después de muchos años de trabajo, he conseguido pasar del tercer al segundo grupo.

Esto me lo dijo un escritor que había quedado finalista del Planeta. Dos veces. Y ni así llegó a pasar nunca al primer grupo, una pequeña parcela reservada a algunos escritores privilegiados que en demasiados casos ni siquiera son los mejores; tampoco creo que le quitara el sueño. Pero, de haber vivido algunos años más, habría comprobado cómo el tercer grupo, tanto de escritores como de cualquier trabajo relacionado con la creación, ha ido ampliándose sin cesar, a medida que conseguir unos ingresos mínimos derivados de ese trabajo se hace cada vez más difícil.

Hoy es el Día Mundial de la Propiedad Intelectual. Magnífico día para recordar la saña con que ha sido atacada en los últimos tiempos por los fanáticos del todo gratis. Una saña que no se limita al propio concepto, sino que se extiende a cualquier creador que defienda su derecho a tener un control sobre la comercialización de su trabajo y, cuando sea posible, a vivir de ello. Sorprende (o no) que algunos de los insultos más frecuentes en la boca o en el teclado de los que defienden a gritos su derecho a apropiarse de lo que quieran sin pagar sean los de vagos o vividores,  dirigidos a los creadores de los contenidos de los que muchos de ellos disfrutan. La mejor prueba de que quienes lo dicen no tienen la menor idea del trabajo que cuesta escribir un libro, grabar un disco o rodar una película, ni de lo justitos que van económicamente la mayoría de los que intentan convertirlo en su profesión.

Muy pocos creadores pueden ganarse la vida con los derechos derivados de la Propiedad Intelectual, pero desde luego, todos la necesitan. Curiosamente, el mundo tecnológico está absorto desde hace años en una guerra de patentes, con las multinacionales demandándose unas a otras por presuntas violaciones de la propiedad intelectual, que han provocado la aparición de unas gráficas muy divertidas que se van actualizando periódicamente (esta está un poco atrasada, pero hay muchas más). Nadie tiene ninguna objeción que hacer al respecto, ni insinúa que las patentes que son sujetos de esas demandas deban ser puestos a libre disposición del público, para que los aproveche como mejor le parezca. Las patentes de los dispositivos tecnológicos están perfectamente protegidas. Los derechos de los contenidos que deben alimentarlas, en entredicho y expuestos al escarnio público.

Es bastante posible que dentro de no mucho el gremio de los escritores conozca un cuarto grupo: el de quienes acaban tirando la toalla, hartos de que otros se aprovechen de su trabajo y encima les insulten. Feliz Día Mundial de la Propiedad Intelectual. Hay que joderse.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: