Este blog no se va para el Huffington Post (aunque lo quieran)

11 May

Lo ha confirmado Montserrat Domínguez: el Huffington Post no piensa pagar a los blogs que colaboren en este proyecto, que se nos anuncia como el heraldo del nuevo periodismo. Los únicos profesionales que verán una nómina serán los periodistas de plantilla, que varían entre seis y ocho según las fuentes consultadas; el resto colgarán sus blogs en el Huffington gratis et amore, porque sus responsables –y esto lo ha soltado su directora sin que se le mueva un pelo– “no entienden el blog como un trabajo”. Eso sí, a cambio se les ofrecerá “visibilidad”, utilísima para pagar las hipotecas, el colegio de los niños y la factura del ADSL, por no hablar de actividades secundarias, como comer tres veces al día.

Hemos sido muchos los periodistas que hemos reaccionado a estas declaraciones protestando en las redes. Pero no ha faltado tampoco quien nos ha recordado que a santo de qué viene escandalizarse, ya que el Huffington Post original tampoco ha pagado nunca a los blogueros que colaboran con él. Después de que su fundadora, Arianna Huffington, se hiciera multimillonaria con la venta de su periódico a American On Line, los blogueros yanquis interpusieron una demanda donde reclamaban una parte de los beneficios, ya que el diario se había levantado gracias a su trabajo conjunto… y de eso, nada. Con estos antecedentes ¿qué nos hizo pensar que la edición española, lanzada por un grupo de comunicación que se enfrenta a un ERE salvaje, y en medio de la peor crisis que han conocido los medios en décadas, iba a ser una dignísima excepción?

La verdad es que, digan lo que digan en el Huffington, bloguear, en algunos casos, sí es un trabajo. Y si no, que se lo digan a las empresas y agencias de comunicación que trabajan en campos como la tecnología, moda o la gastronomía, donde han aparecido numerosos blogueros a tiempo completo generosamente leídos, respetados y temidos, que hacen una competencia feroz a los medios tradicionales. Y por eso precisamente no tienen ninguna necesidad de enlazarse al Huffington Post. De hacerlo, seria el medio el que se beneficiaría de su popularidad, y no al revés, por mucho que intenten convencernos de lo contrario. Los que sacarían provecho de ser seleccionados serían más bien los blogs de segunda división, o los de tercera regional y mesa camilla, (como puede muy bien ser el caso de este).

Escuece que esta declaración de aprovechamiento del trabajo ajeno se haya hecho cuando hace ya algunos meses que circula por Twitter el hashtag #gratisnotrabajo, que ha sido adoptado por cualquier periodista (aunque esté cobrando un sueldo digno) dispuesto a luchar por devolver una cierta dignidad laboral a esta profesión. Y más que se haga apenas una semana después de una manifestación –donde acudió la propia Montserrat Domínguez y el equipo de su programa en la SER– por la dignidad de la profesión y una retribución digna a sus profesionales.

Lo han dicho –gracias a Dios- en la Asociación de la Prensa de Madrid: “Lo que tendrían que hacer los blogueros es no colgar ahí nada”, en palabras de Nemesio Rodríguez, portavoz de su junta directiva. Oído, cocina. Pero podríamos ir un poco más allá. Ya que las redes sociales tienen –dicen- tanto predicamento quizá fuera buena idea comenzar una campaña que podría titularse #gratisnoalHuffpo o algo así. Indicando que si este es el modelo de periodismo del futuro, los plumillas ya podemos ir completando nuestra emigración hacia otras profesiones que nos den de comer.

Porque, incluso cuando bloguear no es un trabajo, siempre cuesta trabajo. Y enriquecerse con el trabajo de los demás tiene un nombre muy claro.

(P. D. El autor de este blog es uno de los periodistas que en su momento envió su curriculum al Huffington Post).

 

2 comentarios to “Este blog no se va para el Huffington Post (aunque lo quieran)”

  1. Santiago Pérez 2012/05/11 a 8:49 am #

    A mí tampoco me parece bien trabajar gratis. No obstante, tengo la duda de si los demás medios de comunicación hacen lo mismo. O si los periodistas de plantilla que además escriben blogs en su medio cobran algo más por hacer éste trabajos suplementario.

    • Vicente F. de Bobadilla 2012/05/11 a 8:55 am #

      Pues ese es otro punto interesante desde luego, Santiago. Pero tengo la sospecha de que tampoco se suele considerar un trabajo ni siquiera cuando te lo encargan como obligación profesional…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: