Un paseo alrededor del libro de papel

13 May

Con unas cifras de crecimiento superiores al 300% anual y la llegada de nuevos jugadores como el Nook de Barnes & Noble (que cuenta desde ahora con el apoyo, no sólo económico, de Microsoft), el libro electrónico está ya más que asentado. Es el momento de entrar en la fase de selección natural, donde caerán los jugadores con menos fuerza o porcentaje de mercado. Y de esperar que llegue un día en el que mucha gente tenga la decencia elemental de pagar por lo que lee.

Qué ocurrirá con el libro de papel en los próximos años es la segunda cuestión que se plantea. Los partidarios de la provocación vaticinan su desaparición, e incluso tratan de insultar a los que siguen comprando libros impresos. Pero lo más seguro es que la convivencia de formatos que ya está establecida continúe en el futuro, progresivamente decantada a favor del electrónico…

… Pero confiemos en que no demasiado decantada. Reconociendo las enormes ventajas del nuevo formato, hay algunas cosas relacionadas con el mundo de los libros en papel que desaparecerían como consecuencia de una adopción mayoritaria. Por ejemplo:

Las dedicatorias. No me estoy refiriendo solo a los libros firmados por sus autores; es habitual (o al menos solía serlo) que los libros regalados incluyan la firma del que los regala, e incluso una pequeña dedicatoria. Porque no es necesario ser el autor del libro para meter un breve párrafo donde deseamos a alguien que disfrute de su lectura. Esos libros firmados se van repartiendo luego por la biblioteca, y se semiolvidan, hasta que nos encontramos con la firma cuando los volvemos a abrir y, con ella, los recuerdos de quién, cuándo y dónde decidió que nuestra vida no estaría completa sin ese libro. (Algunas dedicatorias cuentan historias curiosas: mi ejemplar de El amante de Lady Chatterley tiene ¡quince! firmas, de los amigos que me lo regalaron hace muchos años durante una convalecencia). Nadie ha descubierto aún una aplicación para firmar los libros digitales. Y yo que pienso que será una de las más útiles…

Los libros dedicados, además, se heredan. “La casa encendida”, de Luis Rosales, dedicada a mis padres.

Los marcapáginas. Tampoco hay que ponerse aquí demasiado sentimental: muchos de los que se acumulan en casa son feos con ganas (hace un tiempo caí en la cuenta de que guardaba uno dedicado a la última novela de Juan Luis Cebrían… ¡Y con su cara!). Pero otros, comprados en librerías o tiendas de recuerdos, son tan bonitos como para ponerlos en un álbum, más que entre las páginas de un libro, y da pena ver cómo el uso y tiempo los van gastando (una buena solución es plastificarlos). Y hay otros que son el último vestigio de una editorial, una imprenta o una librería ya desaparecida. Un e-book permite marcar las páginas automáticamente, así que los marcapáginas ya no harían falta, al menos desde un punto de vista plenamente utilitario. ¿La solución sería entonces tirarlos a papelera?

Dos de los últimos en llegar a casa, comprados en el aeropuerto de Casablanca

Notas y subrayados. La verdad es que muchos libros electrónicos sí admiten esta función, necesaria sobre todo en las obras de consulta o no ficción. Y la pantalla las incorpora con mayor asepsia que el papel, donde hay división de opiniones entre quienes piensan que dan personalidad al libro, y quienes opinan que lo destrozan. Desaparece, en cambio, la pista que los añadidos de un libro nos dan sobre la personalidad de su dueño; qué puntos le interesaban, cuáles marcó, la caligrafía de sus anotaciones o el pulso de sus subrayados. Las bibliotecas de muchas figuras históricas muestran sus libros llenos de anotaciones; me temo que la evanescencia de lo digital impedirá que los apuntes realizados sobre bits sobrevivan durante mucho tiempo a quienes los hicieron.

La Feria del Libro. Igual podíamos haber hablado de Sant Jordi, pero es que mi querida Feria del Libro de Madrid está a punto de empezar. ¿Qué Feria podemos esperar para los próximos años? Cuando dominen los e-books, la gente podrá acudir con su libro digital bajo el brazo, e irse descargando las novedades que le interesen de unas casetas reconvertidas en puestos expendedores. Habrá desaparecido el despliegue habitual de libros en cada una, y en su lugar habrá escaparates virtuales con vistosas portadas sin papel detrás. Los vendedores no harán falta. Los autores que firmen, tampoco, ya que no habrá ningún soporte donde puedan firmar. Con un poco de suerte, a lo mejor no hacen falta ni editores… Bueno, es que bien pensado ni siquiera hará falta la propia Feria como lugar físico donde acudir. Podrá crearse su equivalente virtual, donde todos pasearemos por ella durante quince días desde nuestros tablets y ordenadores. Sufrirán los dueños de los bares del Parque del Retiro, pero saldrá ganando el Rey, que a su edad ya no está para recorrerse más de cuatrocientas casetas, poniendo además cara de interés en cada una de ellas.

Su aglomeración, sus casetas con bicho y su lluvia… ¿adiós a todo esto?

Así que bienvenido sea el e-book, pero no pasemos a despreciar de la noche a la mañana muchas cosas que han acompañado al soporte de papel y a quienes lo utilizan. Porque no se trata solo de ser amantes de la lectura: muchos reivindicamos nuestro derecho a seguir siendo también amantes de los libros.

Anuncios

2 comentarios to “Un paseo alrededor del libro de papel”

  1. Alicia 2012/05/13 a 5:26 pm #

    Al libro de papel le quedan muchos años pero cada vez màs serà un objeto. Si un libro te gustó mucho lo querrás tener magníficamente encuadernado, con buen papel e incluso con ilustraciones que sean obras de arte

    • Vicente F. de Bobadilla 2012/05/13 a 5:46 pm #

      Yo creo que hay otros motivos: que comprarlo supusiera un sacrificio porque andabas corto de dinero, que te lo regalara una persona muy querida, o que te gustara especialmente. Aparte de eso, desde luego el ebook es una alternativa estupenda para esas ediciones cutres y descuidadas que todos tenemos en casa.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: