Tío Pepe, la Puerta del Sol y el gran mérito de Apple

5 Jun

No sé si esto le habrá ocurrido a más gente. A mí me pasó en Amsterdam. Me descuidé un rato de un viaje de trabajo para darme un paseo por el centro de la ciudad, buscando conocerla lo mejor posible. Y no encontré nada. Si se quiere visitar el Amsterdam típico (ahorremos chistes sobre el Barrio Rojo, por favor) conviene alejarse del centro centro, y aventurarse por los barrios adyacentes. Porque el centro está literalmente tomado por multinacionales. Las mismas tiendas, las mismas cadenas, los mismos restaurantes de comida rápida que poco a poco han ido tomando el centro de todas las capitales europeas, quitándoles poco a poco su personalidad y convirtiéndolas en clones de un único e inmenso escaparate comercial.

En algunas ciudades, los logos y anuncios de estas marcas conviven de forma más o menos apacible con edificios emblemáticos o direcciones históricas. En otras, los tapan por completo, ante la pasividad o la colaboración de las autoridades municipales, que no suelen dar importancia a que un día se ponga una hamburguesería aquí, y otro una tienda de móviles allá. Pero lo que no sé si ha ocurrido en algún sitio es que una multinacional haga presión para retirar un símbolo que lleva más de 76 años formando parte de uno de los centros históricos de un país. Lo acaba de hacer Apple hoy, tirando la piedra y escondiendo la mano, ya que la marca de la manzanita lo único que suele comunicar es el lanzamiento de sus gadgets y el fallecimiento de su fundador. Sobre el resto de sus actividades, ni sabe ni contesta. ¿Pero cómo podemos esperar un mínimo de respeto hacia un símbolo de tres cuartos de siglo por parte de una empresa que considera que un gadget de menos de año y medio ya es antediluviano?

Muchos hemos leído la noticia sobre la desaparición del luminoso de Tío Pepe en El País de hoy; creo que ha pasado más desapercibida otra referencia a Apple, en el artículo de Bruno García Gallo sobre Eurovegas, donde menciona que la compañía del iPad factura en su país a través de Irlanda, como empresa extranjera, y “le sale la declaración a devolver”.

Ninguna de estas dos noticias va a hacer que se venda un iPad menos en toda la superficie del planeta. La Applestore de Madrid se llenará de consumidores que se llevarán un gadget tras otro sin pensar en el pedazo de historia de Madrid que en otros tiempos estuvo sobre sus cabezas. No creo que pase mucho tiempo hasta que incluso se olvide que estuvo allí.  Pero es increíble cómo una marca puede salir impune de estas maniobras (y de otras peores) y, sin gastarse un duro en comunicación, mantener su imagen de firma moderna, comprometida y guay. Ese es, sin duda, el gran mérito de Apple.

Una respuesta to “Tío Pepe, la Puerta del Sol y el gran mérito de Apple”

  1. darkouterheaven 2012/06/11 a 11:39 am #

    Los símbolos no tienen valor alguno en un mundo la medida más viable (y a veces única) es la de los costes y beneficios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: