El facha que escuchaba a Serrat

29 Jul

Esta mañana me he acordado de un viaje a Jerez que hice hará unos veinticinco años. Puede que más. En aquella época, incluso sin la ayuda de las redes sociales, era relativamente fácil preguntar entre amigos y conocidos si había gente pensando en viajar al terruño en fechas señaladas –en este caso, Semana Santa- para compartir coche y gastos de gasolina. Dos chavales a los que yo conocía lo suficiente y poco más se apuntaron a mi Peugeot. Recuerdo especialmente a uno de ellos, porque era un chico bastante simpaticón, pero con un rasgo muy definitorio. Era facha perdido. Facha con balcones a la calle. Facha con denominación de origen Jerez-Xeres-Sherry. Cosa que a uno no le importaba ni poco ni mucho, porque gente de este tipo abundaban entre sus distintos círculos de conocidos. Uno más. Pero muy simpaticote, ya les digo.

El caso es que, una vez recogido el personal y ya enfilando por la carretera de Extremadura, este chico me preguntó si no me importaba que pusiera una cinta que había traído. Contesté que por supuesto que no, que para eso ha ido uno a colegio de pago. Me esperaba cualquier cosa, desde un greatest hits de Manolo Escobar a una recopilación de himnos de la Legión, sin descartar que hubiera suerte y colocara a Dire Straits o Springsteen, pero de ningún modo la que metió en el radiocassette.

Era el doble LP de Serrat en Directo.

Resulta que a aquel chaval le encantaba Serrat. Por encima de diferencias ideológicas, Serrat le volvía loco. Hombre, por encima en un cien por cien no, porque recuerdo el comentario que hizo cuando sonó La fiesta: “Mira que es rojo el tío, cuando dice lo de las cintas de papel lilas, rojas y amarillas. ¡Es que tiene que meter la bandera republicana!”, pero lo decía riéndose. La verdad es que guardo muy buen recuerdo de aquel viaje, además de que poco después me busqué el disco de Serrat que, dicho sea de paso, es de los mejores que tiene, y no he dejado de escucharlo desde entonces.

Eran otros tiempos, desde luego, los principios de los ochenta en España, y lo de Serrat es sólo un ejemplo. Conocidos míos, muy muy de derechas, no de privaban de confesar lo mucho que les gustaba Ana Belén (“lástima que sea comunista”) y aficionadas al flamenco escuchaban a Rancapino, aunque fuera amigo de su aborrecido Felipe González. Parecía como si la ilusión que todavía se percibía hacia el mundo en que nos adentrábamos fuera a cerrar muchas grietas, y a conseguir que muchos españoles comenzaran a conocer y a disfrutar con lo que tenían que ofrecerles los del otro lado.

Me he acordado de todo eso esta mañana, cuando iba en el coche escuchando otro CD de Serrat (“Sombras de la China”) y en la portada del suplemento dominical del periódico vi a Miguel Bosé. Además de ser dos artistas que estuvieron muy vigentes en los ochenta (y que siguen en activo), por desgracia comparten en común pertenecer al grupo de los que desde entonces han soportado una catarata de insultos y calumnias derivadas de sus ideas políticas, o de su proximidad a este u otro partido. El mismo grupo que incluye a gente tan variopinta como Francisco Umbral (ya nadie se acuerda de los insultos que le dedicaba Anson en el ABC de entonces), Sabina, Miguel Ríos, Federico Luppi, Almodóvar, Guillermo Toledo, Jose Luis Cuerda, Fernando Fernán-Gómez, Antonio Banderas, Juan Marsé, Antonio Muñoz Molina, Pepe Rubianes y cualquiera que lleve el apellido Bardem. Y tantos y tantos otros que a lo largo de los años han sido puestos en algún momento en el disparadero de determinados comunicadores (periodistas me niego a llamarlos) y utilizados como carne de cañón para atizar el sectarismo y el enfrentamiento que tantos réditos les han dado (y les siguen dando) en sus emisoras y sus portales digitales.

Asusta lo que se ha llegado a decir y publicar de todos ellos, y es para preguntarse si sus equivalentes en otros países habrán tenido que soportar semejantes dosis de odio. De mala baba. De deseos de hundir y calumniar. Pero sobre todo, da pena; no tanto por ellos como por muchos posibles seguidores con que podrían haber contado, y a los que las campañas de estos medios han disuadido de conocer su obra. Quizá antes el aire estaba más limpio y un tipo que añorara a Franco con toda su alma podía disfrutar de las canciones de Serrat; pero lo veo un poco difícil hoy, cuando hay tantos sitios desde los que se le ha venido recordando, día tras día y año tras año, que este músico es un vendido a los socialistas, aquél escritor un vago que vive de las subvenciones y ese actor un progre con Jaguar y piscina.

Quiero pensar que aquella gente a la que traté entonces seguirá escuchando a Rancapino y admirando a Ana Belén, y que mi compañero de viaje no habrá tirado a la basura sus CDs de Serrat. Me temo que el ambiente no está como para que la gente empiece a descubrir y apreciar valores artísticos en quienes piensan de manera opuesta a ellos. Pero intentemos por lo menos no acabar renegando de los que ya nos gustan.

2 comentarios to “El facha que escuchaba a Serrat”

  1. omenendez 2012/07/29 a 7:26 pm #

    Tengo una duda. Si era un facha, un facha de verdad, su objetivo es que gente como Serrat acabara en la cárcel (o algo peor), ¿no? O sea, que oír a alguien a quien quieres eliminar es un poco como que incoherente.

    • Vicente F. de Bobadilla 2012/07/29 a 7:31 pm #

      Bueno, aqui entramos en ese terreno espinoso que es la definicion de facha: en este caso lo aplico a un nostalgico de Franco y simpatizante de Fuerza Nueva, lo cual creo que es bastante exacto. Pero, aunque no le conoci mucho, tampoco me parecio una persona violenta. Y que le gustara gente que no era de su cuerda ya es un punto a favor.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: