¿Quién teme al #TT feroz?

3 Ago

Mi confianza en la eficacia de los Trending Topics bajó unos cuantos puntos (más) hace unos días cuando entré en Twitter y descubrí que entre los TTs españoles destacaba #EnAlpedrete. ¿El pueblo donde vivo estaba en primera fila en las redes sociales y yo sin enterarme? Entré en el hashtag al momento, y descubrí que #EnAlpedrete se había convertido en Trending Topic… por ningún motivo. Sólo porque un grupo de amiguetes del pueblo había decidido que iba a serlo. Para ello, habían acordado comenzar a tuitear y retuitear todo tipo de chorradas con ese hashtag a partir de las diez y media de la noche, hasta conseguir que se encaramara al top ten de las intrascendencias breves.

Claro que hay que tomar algunas medidas previas para asegurar que una cosa así te salga bien, como elegir una hora sin demasiada actividad en Twitter (dentro de la gravedad, claro) y esperar que España no gane una medalla en los Juegos Olímpicos, una presentadora de televisión no meta la pata, o el Rey no se vuelva a caer de morros. Pero es algo relativamente fácil, y dice bastante sobre el verdadero índice de influencia que tiene en muchas ocasiones uno de los temas que parece haberse convertido en una obsesión para periodistas (a los que no se les cae de la boca y de la pantalla que tal o cual cosa es TT, contribuyendo así ellos mismos a darle esa categoría) y para políticos como el presidente saliente del Gobierno (hablo de Zapatero, no me sean mal pensados) que reconoció no haber aprobado la Ley Sinde por que “las redes sociales ardían”, demostrando una, digamos, excesiva, sensibilidad a los cambios de temperatura.

Supongo que todo cambiaría un poco si se analizara el mecanismo por el cual los #TT nacen, se reproducen y mueren. Existen informes sobre el tema, pero parece que se nos olvida repasarlos. El más popular es, probablemente, Trends in Social Media: Persistence and Decay, elaborado en febrero de 2011 por Sitarum Asur, Bernardo Huberman, and Gábor Szabó, investigadores de HP, y por Chunyan Wang, del Departamento de Física Aplicada de la Universidad de Stanford. Entre los múltiples datos que ofrece, destaca su estimación de la vida media de un #TT, que establecen en 40 minutos. Todos conocemos casos de algunos Trending Topics que han aguantado más de un día y más de dos, por lo menos en nuestro país, lo que permite concluir en compensación que muchos otros son de vida más que breve, que dura tan sólo lo que esté en candelero la noticia de los medios de comunicación tradicionales que ha disparado su creación, hasta que sean desbancados por alguna otra novedad. Aunque intenten contárnoslo de otra manera, salvo en muy contadas ocasiones Twitter no marca la pauta de la actualidad; es al revés.

La anécdota de Alpedrete es también un indicativo de otro fenómeno que se está produciendo en Twitter: la lucha por la creación de #TTs. En los cortos siete años de historia de esta red, es posible que hubiera un tiempo en que los Trending Topics fueran inocentes, es decir, de surgimiento verdaderamente espontáneo. Pero eso es cosa del pasado: hay una lucha despiadada por ocupar estos diez puestos de cabeza en el universo de los 140 caracteres, y miles de hashtags se crean a cada minuto con este único propósito. Buena parte no son sino campañas organizadas por medios de comunicación, partidos políticos o asociaciones de todo pelaje –y sobre todo en política,  reforzadas con la ayuda de bots encargados de los RTs fraudulentos–, que buscan así crear una imagen de su capacidad de influencia que luego puedan vender en el resto de sus plataformas; y luego tenemos también a los Twitterfrikis que intentan una y otra vez lanzar hashtags que cuajen en un TT como el máximo trofeo a su actividad incesante y obsesiva en las redes sociales.

Si esta tendencia llega al límite, Twitter puede acabar convirtiéndose en un sitio donde cada vez la gente escuche menos y se desgañite más por hacerse escuchar. No es la evolución más deseable de un canal que ha nacido basándose sobre todo en la participación. Pero en todo caso, sigue llamando la atención la obsesión de políticos y medios por lo que pasa a cada momento en esta red social. Salvo en contadas excepciones, ligadas por lo general a acontecimientos o movimientos muy relevantes, los Trending Topic pueden ser una referencia fugaz, una anécdota o una curiosidad. Darles tanta importancia como para dejar que influyan en una acción de gobierno o en la portada de mañana sólo puede explicarse por un miedo injustificado. Y, en el caso de los que son incapaces de apartar la vista de los TT, por una cierta #TorTícolis mental.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: