El Jueves, Mahoma y los irresponsables

26 Sep

Todos los fanáticos se sienten víctimas por definición. No creo que haya habido en la historia ninguno que haya confesado ser un hijo de puta malnacido dispuesto a enfrentarse con cualquiera que disienta de su visión del mundo. En el fondo, son bellísimas personas; lo que ocurre es que están enfrentadas a una serie de ofensas o amenazas ante las que no tienen más remedio que reaccionar. Si nadie les atacara, no tendrían la obligación de matar a nadie o de ordenar el exterminio de ningún colectivo, y dedicarían su tiempo a pasear, recoger florecitas o estar con los amigos… atentos en todo momento a la próxima provocación.

Y una cosa de la que carece cualquier fanático es de sentido del humor. Puede que de todas las ofensas, ninguna le revuelva tanto las tripas como percibir que están utilizando su ideología o su religión como motivo de befa. Como el fanatismo, en último término, sólo esconde inseguridad, para ellos cualquier atisbo de sonrisa es como una grieta que puede ampliarse hasta resquebrajar esa muralla de prejuicios y sucedáneos de ideas tras la cual ha escondido lo que en tiempos pudo haber sido algo parecido a una personalidad propia.

Los chicos de El Jueves lo saben muy bien. A lo largo de su ya prolongada historia le han tocado las narices a todo tipo de colectivos, lo que les ha costado amenazas, agresiones y demandas como para empapelar una redacción. Pero con el número de esta semana han dado un paso más. Siguiendo la estela del violento revuelo internacional provocado por la película La inocencia de los musulmanes, y la posterior reacción de sus colegas galos de Charlie Hebdo, que la han liado parda en el país vecino publicando un número con caricaturas de Mahoma (de momento les ha costado una demanda, y ya veremos si la cosa no va a peor), su portada de esta semana no saca un Mahoma sino varios (o quizá ninguno), en plena rueda de reconocimiento en plan Sospechosos Habituales.

Hasta aquí, todo claro. Lo que es algo más difícil de explicar ha sido la reacción de los gobiernos en los países occidentales que, de un modo u otro, se han visto afectados por la crisis del vídeo. Se me habrá escapado, pero no recuerdo haber visto por parte de ninguno de ellos una defensa clara y firme del director, ni posteriormente de Charlie Hebdo o de El Jueves. Lo que sí ha habido ha habido condenas al cineasta, críticas sobre la calidad del vídeo –como si tuviera algo que ver- y comprensión hacia el colectivo musulmán, reconociendo que este tipo de cosas resultan ofensivas, y luego pasa lo que pasa. Nuestro Ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, tan determinante a la hora de llenar Madrid de antidisturbios, sólo ha dicho que en el ministerio hay preocupación por la portada de El Jueves, con la que se sienten “muy molestos” por las consecuencias que puede acarrear, y ha calificado la decisión de la revista como “irresponsable”.

Entendiendo los motivos de esa preocupación, cabría considerar qué es de verdad “irresponsable”. Irresponsable es criticar la decisión de un medio de ejercer su libertad a la hora de elegir los contenidos que publican. Irresponsable es no advertir, claramente y sin tapujos, que cualquier reacción de una persona o colectivo contra esos contenidos deberá producirse dentro de la legalidad. E irresponsable es intentar mitigar posibles acciones violentas contra organismos o personas dando la razón a los fanáticos, con la excusa de que se la está dando a todo el colectivo.

Los ciudadanos de los países democráticos necesitamos sentirnos protegidos a la hora de ejercer nuestra libertad de expresión o de creación. Si no es así, impediremos que los fanáticos sean esas bellísimas personas que son en el fondo, y les obligaremos a interrumpir sus pacíficas actividades para venir a rajarnos el pescuezo por haberles provocado más allá de lo razonable. Y lo peor es que nosotros mismos les habremos hecho parte del trabajo.

Por cierto ¿se me ha olvidado decírselo? Esta semana ¡compren El Jueves!

3 comentarios to “El Jueves, Mahoma y los irresponsables”

  1. Juan Antonio Guerrero 2012/09/27 a 12:48 pm #

    Bien, Vicente. Muy bien. La libertad de expresión se ha conseguido con muchas víctimas y no es de recibo culpabilizar a estas de provocadores. Quienes verdaderamente provocan son los que acusan de nazis y de violentos a los ciudadanos y de irresponsables a quienes ejercen sus derechos. Y por supuesto, pienso comprar El Jueves.

  2. Jorge lópez Rodríguez 2012/10/05 a 9:26 pm #

    La libertad de expresion
    Creo que los fanáticos o fundamentalistas cristianos (catolicos, griegos, protestantes han sido iguales o peores que los mahometanos, y sino pregunten en américa.
    Por otro lado lo que molesta a los musulmanes no es que presenten a mahoma como un pederasta o un mentiroso o etc, es su simple representación, que eta prohibida por el Corán, tanto la suya como la de los profetas considerados sagrados o santos entre los que se incluye el propio Jesús.
    Por otro lado la libertad de expresión implica tambien responsabilidad y respeto hacia las formas de hacer y decir de los demas.
    Un saludo
    Jorge

    • Vicente F. de Bobadilla 2012/10/19 a 7:07 pm #

      Jorge, lo siento pero tu texto se ha catalogado como spam. Por eso he tardado unos días en aprobarlo, no quiero que pienses que ha habido aquí ninguna censura previa, porque cumple al cien por cien con las normas de publicación. ¡Ah, y gracias por comentar!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: