Javier Marías y las mezquindades de la web

25 Oct

Javier Marías ha dicho más de una vez que se ha asomado por Internet en raras ocasiones; y que, cuando lo ha hecho, se ha quedado espantado por la grosería, la virulencia y el odio que transmiten muchos de los comentarios –casi siempre anónimos- con que mucha gente inunda la red.

Confiemos en que no le haya dado por entrar precisamente hoy.

Primero, salta la noticia de que le han concedido el Premio Nacional de Narrativa por su novela Los enamoramientos. Y le insultan. Después, comunica que rechaza el premio y que ofrecerá una rueda de prensa para explicar sus razones. Le insultan más. A las seis, según lo prometido, da la rueda de prensa y justifica su rechazo por su negativa –que ha expresado en sus escritos en más de una ocasión- a aceptar premios o dinero de procedencia pública.

Y ya ha sido el paroxismo. De nada le ha servido explicar que rechaza el premio por ser coherente con unos principios que ha expuesto en numerosas ocasiones, y que de ningún modo debe interpretarse su rechazo como una afrenta al gobierno del PP. La máquina del odio ha puesto en marcha todos sus engranajes, y miles de insultos llevan horas cayendo sobre una persona que probablemente empezó el día de hoy sin poder prever de ningún modo la que se le iba a venir encima.

Por otra parte, son insultos que, si bien provocan asco o repugnancia, también sirven para darle la razón a Javier Marías. Porque su comportamiento es exactamente el mismo que el escritor ha denunciado más de una vez en sus artículos. Destaca la mezquindad disfrazada de moralina con la que muchos se lanzan a interpretar sus motivos (“si los ha rechazado es porque le sobra el dinero”. “Habría que verle si el premio fueran seis millones de euros”. “Este ha calculado que ganará mucho más con la publicidad que le da rechazarlo”), recurren al victimismo político de siempre con el que justificar sus prejuicios (“otro progre de la izquierda del caviar que no pierde una ocasión de insultar al PP”) o le dicen directamente cómo se debería portar para conseguir su aprobación: el más ridículo quizá haya sido uno que le ha dicho que también debería renunciar a lo que cobra de la Real Academia. En el absurdo caso de que lo hiciera, pasaría a exigirle que renunciara a los derechos de autor de sus libros y los donara a beneficencia. Y obviamente, ni siquiera le bastaría con ello. En conjunto, idioteces previsibles que revelan cobardía y una considerable dosis de frustración por la que se intenta ganar una notoriedad breve atacando a quienes la han conseguido por méritos propios.

Yo no sé dónde metíamos tanta mala baba antes de que se inventara Internet. Puestos a insultar a Marías, prefiero que lo haga gente como Trapiello; al menos tiene más gracia y no comete faltas de ortografía. Y siempre da la cara.

Una respuesta to “Javier Marías y las mezquindades de la web”

  1. gold account 2012/11/04 a 7:35 pm #

    “La cultura es una de las esferas más perjudicadas por el actual Gobierno” En cualquier caso, Marías matizó que aunque la de no aceptar premios estatales es una postura general “en este momento se añade otro motivo más” para mantenerla. Así, ha tachado de “escandaloso” que el presupuesto de las bibliotecas públicas haya sido de cero euros. “En estos momentos la cultura es una de las esferas que más ha sido perjudicada por actual Gobierno, por no hablar de IVA, o del cine considerado espectáculo y el fútbol no”. Apuntó que aceptar el premio para luego donarlo, aunque fuera por ejemplo a una biblioteca pública, habría sido “demagógico”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: