Iñaki Gabilondo no se moja

26 Oct

Es curioso la cantidad de gente a tu alrededor que te decepciona cuando las cosas te van mal. De algunos, te lo esperas. De otros, quizá por considerarles mejores personas o más cercanos a ti, no lo ves venir. El caso del ERE en El País está sirviendo para quitar muchísimas caretas, para bien y para mal. Por un lado, tenemos a gente como Maruja Torres, El Roto, Joaquín Estefanía o Enric González que no han vacilado en jugarse su carrera, o incluso en abandonarla, denunciando la masacre de profesionales en el diario que ha sido su casa, perpetrada por un multimillonario que recuerda muy, muy vagamente, al periodista que creó ese mismo periódico hace 36 años.

Y por otro, tenemos a Iñaki Gabilondo.

Cuando empecé este blog, jamás pensé que iba a haber algún post que me doliera escribir. O que preferiría ahorrarme, pero que redactaría y sacaría de todos modos. Bienvenidos al primero. La verdad es que cuando he leído esta mañana el scoop que ha conseguido Marta Semitiel en Punto de Encuentro, me ha costado tragármelo. Iñaki Gabilondo todavía no había dado su opinión sobre el ERE, pero lo que Marta ha conseguido es para quedarse con la boca abierta. Porque cuesta creer que lo diga quien lo dice:

“Es muy duro, pero imprescindible dada la brutalidad con la que está siendo castigado el periódico por la crisis. No conozco la casa con detalle para saber si la envergadura es correcta o incorrecta. Los trabajadores dicen que es excesivo, pero yo no lo sé. Hay mucha gente de valor que se irá a la calle. Yo sé que es muy fuerte, pero se corresponde con la dureza del momento”.

No sabe si es excesivo, pero dice que es “imprescindible”. No conoce la casa (su casa) con detalle, pero dice que “se corresponde con la dureza del momento”. No quiere meterse con los trabajadores, pero tampoco con Augusto Delkader. Un poco más adelante, preguntado si coincide con él en que el ERE no socavará a El País, contesta: “la verdad es que no conozco la casa como para saber si socavará o no”. Yo tampoco conozco “la casa”, Iñaki, pero tengo serias dudas de que un periódico no vaya a quedar mínimamente socavado tras echar a la tercera parte de la plantilla.

¿De verdad no conoces con detalle lo que pasa, Iñaki? Ya no tienes encima la carga de dirigir un magazine matinal. Te sobra el tiempo para informarte, si quieres y, como has dicho en más de una ocasión, tienes la luz pagada. Amigos y conocidos en El País no te faltan, gente que estaría encantada de contarte si el periódico ha sido de verdad tan brutalmente castigado por la crisis –aún no ha cerrado un solo año con pérdidas-, o qué tipo de periodismo podrán hacer a partir de ahora con la plantilla reducida. Pueden contarte el nuevo peso específico que tienen en el consejo pioneras en la nueva fórmula de periodismo de explotación. El famoso bono de trece millones, o la idea de que un periodista está acabado cuando ronda los cincuenta años, una edad en la que tú estabas iniciando tu década de liderazgo absoluto en la radio española.

Una decepción, Iñaki. Para los que durante tantos años te hemos seguido. Para los que tuvimos la suerte de ser entrevistados por ti en tu programa, y de entrevistarte posteriormente para nuestro medio. Los que te defendimos cuando los maestros de la manipulación que han infectado el periodismo español intentaron tomarte como blanco de sus campañas, acusándote de lo que ellos mismos estaban haciendo. Los que te echamos de menos cuando te fuiste, y nos alegramos cuando volviste, aunque fuera unos minutos al día para seguir analizando la realidad desde tu videoblog. Donde te has mojado tantas y tantas veces, como antes lo hiciste por el micrófono de tu programa. Hasta hoy que, por motivos que tú sabrás, has preferido permanecer a cubierto.

Ha sido tu cabezazo de Zidane, sólo que tú se lo has dado a más de cien colegas de profesión, que en muy poco tiempo se enfrentan a un retiro no tan dorado como el tuyo. Es cierto que no habrías podido hacer nada, ya que un gesto tuyo hacia esos compañeros no habría salvado a nadie. Pero te habría salvado a ti. Es lo que ocurre cuando hay tanto empeño en no mojarse; uno piensa que se mantendrá seco. Pero a veces lo único que consigue es mantenerse sucio.

11 comentarios to “Iñaki Gabilondo no se moja”

  1. Virginia 2012/10/26 a 8:59 pm #

    Brillante

    • Vicente F. de Bobadilla 2012/10/26 a 9:44 pm #

      No. Triste. Mucho.

      • Virginia 2012/10/26 a 11:47 pm #

        El tema es lamentable, pero el post es la leche
        Congrats

  2. Almudena 2012/10/27 a 10:45 am #

    Todos hemos bajado a Iñaqui del pedestal, más alto o más bajo, en el que le teníamos colocado. Porque durante décadas ha sido líder de opinión, formados de conciencias, mucho más allá de mero informador. Y por eso se dirigieron a él, un hombre con la luz apagada, es decir, sin compromisos empresariales, ergo libre para dar SU visión… ¡Y nos ha dado ESTO!… Ahora nos cuestionamos qué nos estuvo dando durante los años en los que sí tenía servidumbres. Es triste para cada uno de nosotros, que le seguimos y que encontramos en él un referente… Pensar que fuimos manipulados. Luto por la muerte de un periodista.

  3. Josefina Escudero Calabozo 2012/10/27 a 11:51 am #

    Buenísimo. Solo que a mi no me sorprende que Iñaki no se moje.

    • Vicente F. de Bobadilla 2012/10/27 a 12:38 pm #

      Gracias, Josefina. Quizás al no querer mojarse es precisamente cuando se ha mojado ¿no?

  4. Juanfran Hoy (@juanfran_hoy) 2012/10/28 a 11:47 pm #

    En una conferencia de periodismo digital en el que la Junta de Andalucía invitó al señor Iñaki a ser uno de los ponentes, al comentarle la mala situación que estaba atravesando el periodismo y preguntarle que si cree que había demasiadas desigualdades en la profesión entre periodistas que trabajan gratis y periodistas con contratos blindados, el ídolo de jóvenes periodistas contestó: “pero esto no sólo afecta a los periodistas. También hay muchos arquitectos en paro”.

  5. G. Higueras 2012/10/29 a 12:09 am #

    Suscribo todas y cada una de alas palabras del post

  6. Lali 2012/10/29 a 6:29 pm #

    Enhorabuena por un texto tan doloroso como real. De Gabilondo nadie podría esperarse esa salida de pata de banco, pero siempre habrá algo que nos sorprenda, nos deje boquiabiertos y nos duela. Gabilondo fue mi jefe de informativos en la tele y cuando se incorporó tuvo la deferencia de convocar a todos los periodistas, tanto de los informativos como de los programas que estábamos bajo su mano. E impresionaba ver cómo quería hacer las cosas bien y que todos pudiéramos contar con él si le necesitábamos. Salí encantada y lo he seguido estando hasta que he leído lo que has contado. Todo demuestra que, al final y por lo general, hay a quienes ya no les interesa más que lo suyo y que con su luz pagada la de los demás no les importa. Hay ídolos que más que se caen se tiran.

  7. rubncal 2012/10/29 a 6:53 pm #

    Muy buen post, me parece un gran periodista pero esta vez no esta respondiendo como el, creo que tiene un puesto muy alto y le toca defender a su institucion, si esto no le duele no es el. http://economiaymarketing.wordpress.com/

  8. José Luis 2012/10/29 a 7:48 pm #

    Terrible que una de las mentes mas progresistas de este pais se somporte de esta manera.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: