¿Tiene ya su empresa un redactor jefe?

1 Jul

LouGrant1

Anda un poco revuelto estos días el mundo de los dircoms. O a lo mejor lo que anda un poco revuelto es el mundo de los que escriben sobre dircoms. Blogs, webs, foros especializados. Y la agitación parece venir porque de repente no está muy claro el perfil de los encargados de liderar la comunicación de una empresa. Si tienen que proceder del periodismo o del márketing; conocer estrategias publicitarias o controlar las redes sociales. Y no faltan quienes hablan de que para qué complicarse la vida, lo mejor es cogerlo todo junto, y crear así la figura del Superdircom: un dircom tan dircom que no reemplaza al dircom tradicional, sino que lo tiene bajo sus órdenes. Un dircom de nueva generación, un dircom mutante, el próximo paso en la evolución de la comunicación corporativa que, generosamente, no extermina a sus predecesores, sino que los acoge bajo su seno… Siempre y cuando se adapten a los nuevos tiempos, claro, que si no, ahí en la esquina está la oficina del Inem.

Es cierto que hay empresas lanzadas a la caza de este nuevo perfil. Pero al mismo tiempo, los tiros están yendo por otro lado. La cantidad de información que generan las compañías varía de una a otra, pero es una variación que no está relacionada necesariamente con su tamaño. Hay gigantes herméticos, y otras quizá no tan grandes, pero con mucho que contar. Y en estas es donde está cobrando importancia creciente una figura antes no demasiado apreciada, como es el jefe de contenidos. De hecho, algunas estructuras corporativas están sustituyendo, total o parcialmente, la figura o el cargo del director de comunicación por un especialista en la creación, edición y presentación de textos. Por un periodista, en otras palabras, a medida que se dan cuenta de que en la era digital, las empresas ya no sólo tienen clientes. Ahora tienen público.

Nada nuevo, ¿no? Los periodistas siempre han estado presentes en este mundillo; las agencias y los departamentos de comunicación están infestados. No siempre, de todos modos, se les sabe sacar partido. Hay agencias que incluso prescinden de ellos alegando motivos de rentabilidad. Y en los departamentos de comunicación con frecuencia trabajan, pero no dirigen; esa función recae en profesionales del márketing o la publicidad, e incluso en ejecutivos que sustituyen la experiencia a golpe de máster. El periodista es reconvertido en ejecutivo, y nadie espera mucho más de él. Si acaso, que contacte con sus antiguos colegas para venderles noticias en cuyo desarrollo y elaboración ha tenido muy escaso poder decisorio. Si hay necesidad de contenidos más complejos –newsletters, blogs corporativos, dossiers de prensa, artículos de opinión, discursos, guiones de vídeocomunicados- se suple recurriendo a freelances con experiencia o se incluyen entre los servicios de la agencia de comunicación, cruzando los dedos para que no te tomen el pelo en exceso a la hora de contarte a qué profesionales han confiado tus contenidos, y te estén cobrando becarios a precio de Pulitzer.

Las cosas, poco a poco, están cambiando. A medida que la resaca digital se disipa, las empresas se dan cuenta de que, más que estar presentes en cien canales, importa ofrecer en ellos material que llame la atención entre una competencia cada vez más abundante. Paralelamente, los periodistas abandonan su imagen estereotipada de tribuletes para aparecer como lo que también son, al menos en un amplio porcentaje: gestores de equipos que han dirigido redacciones y que saben algunas cosas sobre cómo aumentar la eficacia de los contenidos corporativos para hacerlos merecedores de atención.

La figura del Corporate Editor sigue siendo, en buena parte, terreno freelance, pero en número creciente son ya profesionales incorporados a la plantilla, que trabajan conjuntamente con el director de comunicación. Conjuntamente. No subordinadamente. Cuando el trabajo requiere a más de una persona, el encargo y primera aprobación de contenidos pasa por ellos. Actúan, en la práctica, como redactores o redactores jefe, según, pero sustituyendo la redacción de un medio por la estructura de la empresa que les emplea, lo cual ha suscitado algunos debates sobre hasta qué punto pueden seguir considerándose periodistas (este artículo de Rex Hammond es un pequeño clásico sobre el tema).

Como ocurre con tantas otras cosas en nuestro país, hay que echar un vistazo fuera para darse cuenta del verdadero avance del periodismo corporativo. Congresos, asociaciones, grupos de trabajo, páginas web con contactos, recomendaciones y consejos. Un mundo activo y creciente, impulsado por las redes, pero que en España parece que no acaba de despegar, a pesar de la gran cantidad de periodistas experimentados que hay ahora mismo sin empleo. Los contenidos, al becario de la agencia, porque total, el periodista que va a recibir esa nota de prensa, también es un becario.

Pero todo acaba llegando. Y la profesionalización en la creación de contenidos no va a ser una excepción. Este no es, por cierto, un post de autopromoción. Ni una andanada a los ejecutivos de márketing, publicidad o atención al cliente y demás hierbas conocidos por sus frecuentes roces con los departamentos de comunicación. Es, sencillamente, un aviso a navegantes. Habrá empleo de calidad para periodistas de calidad. En cuanto las empresas se den cuenta, aquí también, de lo mucho que tienen que ganar contratándolos.

4 comentarios to “¿Tiene ya su empresa un redactor jefe?”

  1. Tara 2013/07/02 a 7:00 pm #

    Pues te has dejado fuera lo mejor…la Administración…
    Saber comunicar es un don…y después hace mucho el aprendizaje ad hoc…querer, saber y poder…

    Menudo temita 🙂

Trackbacks/Pingbacks

  1. ¿Tiene ya su empresa un redactor jefe? |... - 2013/07/02

    […] Anda un poco revuelto estos días el mundo de los dircoms. O a lo mejor lo que anda un poco revuelto es el mundo de los que escriben sobre dircoms. Blogs, webs, foros especializados. Y la agitación …  […]

  2. Mi Reino por un contenido « Byenrique’s Blog - 2013/07/03

    […] tiempos parece que nos ha entrado la fiebre de los Contenidos. Por un lado han dado lugar a nuevos perfiles profesionales. Cada vez más, vemos en los organigramas y en las tarjetas los nombres de nuevos responsables, […]

  3. Los retos del Dircom en el contexto digital Zyncro Blog: el blog de la empresa 2.0 - 2013/07/19

    […] Precisamente sobre las funciones del dircom y su evolución nos habla David Martínez en un post en el que sugiere pasar del dircom al dircon (director de contenidos). Desde mi punto de vista, el dircon está incluido en el dircom, pero creo que la reflexión que propone David es muy acertada: cada día la función de comunicación es más transversal dentro de las empresas (o debería serlo). Precisamente sobre esto escribe también Vicente F. Bobadilla, que destierra la figura del Superdircom y recupera la del jefe de contenidos corporativos. […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: