Robar ideas es gratis en las redes

6 Nov

light_bulb_over_manInternet, ya se sabe, es un proceloso e incontrolado mar. Un día cualquiera, vas navegando en tu chalupa (es decir, tu cuenta de Twitter con menos de mil seguidores), con cielo despejado y viento en popa (es decir, con un agradable flujo de interacciones y RTs), disfrutando de la brisa y mecido por el oleaje, cuando de golpe y porrazo te topas con un galeón portando bien grandecita la Jolly Roger, ese emblema corporativo de los profesionales que gastan pata de palo y loro en el hombro, no sé si me entienden.

Es lo que le acaba de ocurrir a un servidor. Igual habría permanecido ignorante del abordaje, si no fuera porque unos cuantos amigos me avisaron del sigiloso asalto a la sentina.

-Oye. – me comentaron. – ¿Has visto la iniciativa #BananityConnect?

-Pues no.

-Pues es clavadita a tu #ConnectionFriday.

Eché un vistazo a la etiqueta en cuestión y, por usar la expresión de otro aficionado a los bucaneros, me quedé patedefuá. Ya saben –porque he dado bastante la lata con el tema en este blog- que el #ConnectionFriday es una idea que se me ocurrió para que la gente conectara a dos seguidores suyos que, pensaba, podían tener intereses comunes. Una idea que puse en marcha porque sí, porque me pareció útil y original, y a la que ni por un momento pensé en sacar rédito económico.

Otros, parece, no pensaban igual que yo. Porque #BananityConnect, que estuvo en auge durante toda la jornada del martes y parte del miércoles, es exactamente lo mismo, una iniciativa en las redes de esta red social, creada para citar “a dos usuarios tuiteros que compartan una pasión”. Lo que ocurre es que ya no es una iniciativa puesta en marcha inocentemente por un particular. Ahora es una campaña impulsada por una empresa y su correspondiente agencia de comunicación, con el objetivo de aumentar su presencia en las redes y, por ende, su negocio.

Esta mañana llamé a Bananity. Sus responsables de comunicación no estaban, pero ¿querría dejar un recado? Faltaría más. Les dejé nombre, teléfono y, muy especialmente, el motivo de mi llamada. Un par de horas después, sonó el móvil. No eran ellos exactamente, sino su agencia de comunicación. Una agencia que, miren ustedes por dónde, conozco muy bien.

La conversación que mantuvimos me permitió sacar las siguientes conclusiones, que, con algún comentario que otro, paso a resumirles: en efecto, la idea de #BananityConnect fue suya, y se les ocurrió partiendo de mi proyecto del #ConnectionFriday. Cuando lo conocieron, les pareció una idea estupenda (ya se nota, ya) y cuando el cliente les llamó para pedirle una estrategia de redes sociales, decidieron utilizarla (con dos y un palito). Por supuesto, querían habérmelo dicho, no porque tuvieran ninguna obligación ni necesitaran pedirme permiso (faltaría más), sino porque les parecía lo correcto; pero con el follón de preparar la campaña, se les pasó hacerlo (exacto, y yo blogueo con una mano porque con la otra estoy muy ocupado chupándome el dedo).

Hubo más: al parecer, presentaron dos ideas al cliente (ni se me ocurrió preguntarles de dónde habían sacado la otra) y se eligió esta por ser más original y más barata (en lo que a mí se refiere, baratísima). Pero bueno, yo ya sabía cómo eran las redes sociales, y que en ellas los plagios (juro que se utilizó esa palabra) están a la orden del día. A mi interlocutor le habían robado cantidad de cosas (yo diría que la vergüenza, entre ellas), y como había rastreado la etiqueta #ConnectionFriday y había visto que no la utilizaba demasiada gente, lo tomó como un indicativo de que estaba el campo libre (oye, ¿te importa que me quede con tu Porsche? Total, casi no lo sacas del garaje).

Y, en efecto, el campo estaba libre. Y lo sigue estando. Ese es el problema, que mi interlocutor tenía razón. Que las ideas están indefensas para ser robadas, para que cualquiera les saque partido, sobre todo las ideas virtuales, las que surgen y crecen en la web. A diferencia de los doblones y las piezas de a ocho, una idea es algo inmaterial. Aunque puede convertirse en material, sobre todo cuando se saca dinero de ella, presentándola a un cliente y pasando después la factura correspondiente a esta apropiación de la creatividad de otro. Sin sacar los garfios de abordaje, sin batirse en cubierta, sin deslomarse luego sacando los cofres con el botín. Sin jugarse el pellejo.

No sé si, legalmente, yo tendría alguna oportunidad aquí. Ni lo voy a intentar. No tengo registrado el #ConnectionFriday porque ni siquiera sé si una idea así se puede registrar. Por otra parte, nunca tuve interés en hacerlo. Pero sí en que se reconozca que, en lo mucho o poco que valga, fue mía. Y en que se sepa que a cierta gente les pareció tan buena que decidieron apropiársela sin molestarse siquiera en avisar. No guardo ningún rencor –y no quiero que ningún lector lo haga- a Bananity, y espero que todo les vaya muy bien en su singladura, ya que parte de una buena base y promete ser una red social verdaderamente social, con dinamismo, iniciativa y empuje. Eso sí, chicos, si queréis más ideas, os recomiendo acudir a la fuente original.

Y este viernes tenemos nuevo #ConnectionFriday. Por si os queréis apuntar.

7 comentarios to “Robar ideas es gratis en las redes”

  1. Eulalia Sacristán 2013/11/06 a 5:59 pm #

    Afortunadamente, la agencia en cuestión tuvo la suerte de “encontrarse” con el #connectionfriday que si no…¡vaya apuro no encontrar idea para el cliente”.

    • Vicente F. de Bobadilla 2013/11/06 a 8:05 pm #

      Qué va, ya me dijeron que tenían otra… Internet puede ser toda una mina de inspiración.

  2. Almudena 2013/11/06 a 10:27 pm #

    Lo deberías registrar como marca. El uso de ese nombre implica una idea. Si lo haces, puedes reclamar. Si no… Siempre hay un espabilado para recolectar en tus mieses!!!

  3. Ana Cadenas 2013/11/07 a 9:47 am #

    Querido Vicente, entiendo y comparto tu indignación, cuenta conmigo para cualquier tipo de escrache que se te ocurra. Besos y ánimo.

    • Vicente F. de Bobadilla 2013/11/07 a 9:49 am #

      Indignado no, Ana, sólo quería dejar las cosas claras. ¿Más escrache que este? ¡Pero si el post va como una moto!

  4. José Antonio Peñas (@japArtero) 2013/11/07 a 1:36 pm #

    Tuve una situación parecida hace un año, una web de paleontología frances me plagió una hipótesis que escribí en mi blog, e Incluso ilustraron el tema con mis follsaurios. Por supuesto, ni una mención de autoría.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: