De Flamencos y Amigos

3 Dic

9788494159428Hace más de cuarenta años, Jose Manuel Caballero Bonald y Fernando Quiñones emprendieron la grabación del Archivo del Cante Flamenco, una serie de discos cuya elaboración les llevó por ciudades y pueblos de toda Andalucía, equipados con toda la calidad que la electrónica de la época les podía facilitar en cuanto a equipos de grabación. Según explicaría posteriormente Quiñones en el prólogo de su libro El Flamenco, vida y muerte, su idea fue crear una colección donde se rescatara la historia y las voces de muchos cantaores y tocaores casi olvidados, los que vivían de su arte sin alejarse nunca en exceso del pueblo que les vio nacer, y cuya voz corría el peligro de desvanecerse sin huella, por no haber tenido la oportunidad de aterrizar, siquiera ocasionalmente, en los surcos de un LP de entonces, o ni siquiera de una casete de bar de carretera.

Ya he comentado en este blog la amistad que ambos escritores han tenido con mi familia. Cuando se trata de escribir sobre flamenco, parece que la cosa va siempre de amigos, porque ahora me encuentro con otro libro de propósito similar, que sustituye las historias orales y el sonido por las fotografías de Jerónimo Navarrete, quien lleva treinta años atrapando el duende con su objetivo desde Barcelona a Sevilla, desde Jerez a Madrid y desde Hannover a San Francisco. Su título es Flamencos, y es un libro coral en sus protagonistas y en su autoría, en la cual, miren por dónde, al único que no conozco personalmente es a Navarrete. Pero amigos míos son Jose María Goicoechea y Jose Manuel Gómez, autores de los textos, Jesús Egido, el fundador de la editorial, y María Robledano, la editora. No digan que no aviso. Pero si continúan leyendo, podrán ver por qué me siento tan sobrado a la hora de proclamar mi parcialidad, y mi recomendación de esta obra, sin complejos.

La verdad, ya iba siendo hora de que algunas personas se pusieran a trabajar. Goico fue mi compañero en la revista Tiempo durante varios años en los que ambos, casi mesa con mesa, nos ocupábamos respectivamente de las secciones de cultura y sociedad. Poco a poco, cierre tras cierre y jornada tras jornada me iba dejando ejemplos de un dominio envidiable –por lo vasto y por lo escéptico- del mundillo cultural, y de unos gustos personales en lecturas, músicas y obras plásticas, que obligaban a prestar atención, sabiendo que de ahí siempre saldría algo que valiera la pena. Era –sigue siendo- un estupendo conversador, así que cuando Jose Manuel Gómez se pasaba por la redacción, más o menos un día a la semana, a entregar sus colaboraciones musicales, se producía la transformación de nuestro rinconcillo en escenario de tertulia donde desmenuzábamos cualquier pedazo de carne apetecible que la actualidad nos trajera.

Lo que ocurre es que el ingenio y los conocimientos de estos dos no se han prodigado en obras de envergadura. Gómez ha sacado varios libros, y es de esperar que esta obra le haya despertado el hambre para concluir esas memorias tan particulares y anunciadas. Lo de Goico es todavía peor: un prólogo y la edición de Flamenco y Cante Jondo, de Edgar Neville constituye toda su producción literaria reconocida. Peor, porque encima el prólogo es excelente, y le hace a uno rechinar los dientes pensando en todo lo que ambos talentos creativos podrían ofrecernos trabajando a tope.

Podemos conformarnos con lo que va habiendo en este libro, que no es poco. El esquema es sencillo: cada dos páginas, una foto rotunda en blanco y negro, y un texto que remacha lo que nos dicen las dos caras de la imagen: el que la tomó y el que salió en ella. Mientras que la autoría gráfica es indiscutiblemente de Navarrete, Goico y Gómez se reparten de forma anónima los textos, sin revelar quién escribe cuál. Sorprende la variedad de intérpretes, famosos unos cuantos, desconocidos muchos, y con una selecta minoría que uno sólo de lejos asociaría en principio con el flamenco. Tanto los aficionados que entienden y exigen, como los que estén comenzando a asomarse a este mundo, encontrarán en esta obra un mirador de vistas inmejorables.

Quizá entre todas las músicas, el flamenco sea la que más se ha creado para escuchar entre amigos. Entre amigos se puede también escribir y publicar un libro notable sobre flamenco –o mejor dicho, sobre flamencos-, que sale justo a tiempo para las compras de Navidad, para regalar precisamente a los amigos. Pero, incluso si han llegado al final de este post, no tienen por qué hacerme caso. En este enlace tienen el pdf de las primeras 28 páginas de la obra. Un estupendo aperitivo que deja con hambre de acercarse a la librería más cercana, para disfrutar del resto del banquete.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: