Machismo de banda ancha

17 Feb
playas

Al final, les hice caso y me lleve a mi mujer de vacaciones. Somos los de la sombrilla azul y blanca.

El otro día recibí una llamada del operador que me abastece de Internet, WiFi, línea fija y móvil, y demás conexiones del hogar. Me ofrecía un cambio en el servicio que no sólo extendía mi rango de llamadas gratuitas y aumentaba mis megas de navegación móvil, sino que además me suponía un ahorro importante sobre mi tarifa actual. A cambio -porque siempre hay un a cambio-, tenía que comprometerme a jurarle fidelidad durante doce meses más.

Como estoy razonablemente contento con su servicio –más que con el anterior operador, desde luego- le dije que sí. Entonces, la chica del departamento comercial procedió a explicarme prolijamente las ventajas que se desprendían de mi sabia decisión. Entrando en detalles en lo que se refería al ahorro, la cosa se ponía en algo más de veinte euros al mes “que al año significan un ahorro de 260 euros”, me calculó la comercial, que uno es de letras, antes de añadir “para que se lleve usted a su mujer de vacaciones”.

Al principio ni presté atención a sus últimas palabras, soñando despierto como estaba con los destinos que aquellos 260 euros anuales ponían a mi alcance. Bahamas. Tahití. Colmenar Viejo. Hasta que de repente, caí en la cuenta: para que se lleve usted a su mujer de vacaciones. ¿De verdad una chica, joven además por su voz, me acababa de soltar esa frase en pleno 2014?

A estas alturas de la película, parece que hay empresas que incluyen entre sus mensajes comerciales la idea del matrimonio que se estilaba en los tiempos de Alfredo Landa. ¿Y por qué no va a ser mi mujer la que se me lleve de vacaciones a mí? O mejor ¿no habría quedado más correcto si me hubiera dicho “para que se vayan juntos de vacaciones”? O incluso, ya puestos, podría haber dicho “para que su mujer se vaya de vacaciones y descanse un poco de aguantarle a usted”, cosa que, además, se habría acercado bastante más a la realidad.

Ahora en serio, 260 euros de ahorro no son ninguna broma. Incluso con las clavadas que nos pega este Gobierno, suponen mucha gasolina, mucha calefacción, mucha luz. Así que se agradece la oferta, pero cuando dentro de un año me llamen para renovarla o mejorarla, espero que hayan actualizado un los mensajes comerciales. No es muy bueno para la imagen de marca (y por eso no menciono aquí el nombre) vender tecnología digital y al mismo tiempo adornar la conversación con estas perlas de machismo analógico.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: