Cuatro fallos que se siguen cometiendo en webs corporativas

24 Mar

efw

No es necesario ser director de cine para opinar si una película es buena o es un truño, como tampoco hay que saber cocinar para dictaminar si en un restaurante se come bien o necesita urgentemente una revisión chicotera. Con las páginas web corporativas pasa un poco lo mismo; opinan sobre ellas diseñadores y gurús de todo tipo, y se tiende a olvidar la opinión que más cuenta, que es la del usuario que navega por ellas.

Por motivos que no vienen al caso, este bloguero se ha pasado varias semanas entrando en webs de empresas de todo tipo y condición. El número debe estar entre cien y doscientas, y no me pidan más concreción. Les prometo que ha sido un atracón. Y en medio del atracón, he podido observar algunas cosas que me ha sorprendido que sigan pasando hoy en día, cuando en teoría las bases de una web corporativa están más que establecidas. Al final, me he quedado con las cuatro que más me han llamado la atención y que podríamos resumir en:

  • Animaciones. Al principio tuvieron gracia, demostraban que la página web de uno estaba a la última en prestaciones tecnológicas y tal. Pero ya van cansando. Sobre todo si no hay botón de skip por ninguna parte, con lo cual hay que tragarse toda la presentación de dibujitos, colores y líneas bailarinas antes de pasar a mayores. En serio: a menos que su empresa se llame Pixar, abrevie (o mejor: elimine) las animaciones de bienvenida. Y por cierto, Pixar tampoco las utiliza.
  • “Nuestro equipo”. Qué menos que una empresa presente a sus profesionales en su página web. Por desgracia, todavía en muchos casos cuando se pulsa este enlace, en lugar del equipo directivo todo lo que aparece son párrafos como este: “Somos una empresa joven y dinámica donde apreciamos el talento y la creatividad a la hora de ofrecer soluciones con una personalidad propia…” Hombre, no me diga. Yo pensaba que eran ustedes una panda de vagos que se pasaban la jornada machacando el Candy Crush. Nombre y fotografía de los principales responsables de cada departamento, a ser posible con teléfono de contacto o, al menos, correo electrónico. Todo lo demás es paja, paja y paja.
  • ¿Su Dircom se llama Wally? Mayormente lo digo porque no hay quien lo encuentre. El departamento de prensa es uno de los más difíciles de localizar en webs corporativas, que no son precisamente de Mercería La Milagrosa. Hablo de empresas de peso específico serio, que tienen escondido el link de prensa a un tamaño difícil de distinguir a partir de cierto número de dioptrías. Lo mejor es que, cuando por fin se entra, dentro puede haber de todo excepto el contacto que uno está buscando: clippings de las menciones de la empresa en los medios (mire cómo molamos), un archivo de notas de prensa (esta era nuestra actualidad en diciembre de 2008), el último discurso del CEO (para casos de insomnio pertinaz) o un formulario que hay que rellenar para que los chicos del departamento o de la agencia se dignen ponerse en contacto con uno. Por si fuera poco, no todos lo hacen.
  • ¿Le dan vergüenza sus redes sociales? No se trata de poner los enlaces a cuerpo 128 y con más fanfarria que la presentación de la 20Th Century Fox. Pero tampoco de a) esconderlos en un rincón b) poner sólo algunas de las redes sociales en las que está presente o c) directamente, no poner ninguna. Esto me lo he encontrado en empresas que mantienen un alto índice de actividad en estas redes… Pero los responsables de la web no parecen haberse enterado.

Están ya un poco lejanos los tiempos en los que se consideraba noticia que una empresa inaugurara su página web. Hoy están al alcance de cualquiera, y son una herramienta imprescindible. En no pocos casos, son la primera impresión que un posible cliente se lleva de esa compañía. Que se sigan produciendo estos fallos, y no en un caso ni dos, son un poco el equivalente a presentarse a una entrevista de trabajo con lamparones en el traje; será necesario un esfuerzo extra para convencerles de que eres de fiar.

Una respuesta to “Cuatro fallos que se siguen cometiendo en webs corporativas”

  1. Trinidad Torres (@TrinidadTorresR) 2014/03/24 a 6:14 pm #

    Yo añadiría otro: ¡No poner la dirección postal! Que vale que seamos digitales y tal pero, salvo que sea un negocio online y no te interese ponerla por algo en concreto, si tengo una reunión en la empresa ¡quiero saber su dirección!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: