¿Le importa a alguien lo que diga la FAPE?

27 Abr

rajoy_rueda_prensa_moncloa_pool

Bueno, a estas alturas supongo que los colegas que entren aquí ya estarán bastante al tanto de las escoceduras que ha provocado el manifiesto de la FAPE, la Federación de Asociaciones de Periodistas de España cuyo calentito y mullido seno debería acoger, en teoría, a todos los plumillas de la piel de toro. Pero por si acaso: a raíz de la queja presentada por el periodista Gonzalo Peña Ascacíbar, cuando el pasado 14 de febrero se le impidió el acceso a una rueda de prensa del PP en La Rioja, a la que no había sido convocado, la FAPE ha concluido que “Los partidos políticos no están obligados a admitir a quien se identifique como periodista en sus ruedas de prensa”.

La verdad sea dicha: ni los partidos políticos ni nadie, y mucho menos con el cacao que tienen ahora mismo instituciones y empresas a la hora de seleccionar entre medios, blogueros, tuiteros, influencers y el lucero del Alba. Nunca las ruedas de prensa han estado tan invadidas de intrusismo como hoy en día, y en no pocos casos, los organizadores tienen que hacer un poco el papel de portero de discoteca, pero con alguna neurona más. Otra cosa sería –en el caso de los partidos políticos o instituciones de Gobierno- negar sistemáticamente el acceso a sus ruedas de prensa a un medio de trayectoria acreditada. Como eso sería demasiado escandaloso, hay quien ha encontrado la solución en dejar pasar a todos los medios, pero sólo autorizar las preguntas de unos cuantos. Estando así las cosas, la tibieza de la FAPE podría incluso dejar la puerta abierta a la elaboración de listas negras, con nombres de periodistas vetados por diversos motivos surgidos de la inventiva de cada partido o institución.

Pero eso no es lo peor. Lo peor, por lo menos para este bloguero, es lo de los medios digitales.

La Comisión de Quejas, Arbitraje y Deontología del periodismo de la FAPE, autora del comunicado del que estamos hablando, ha añadido en el mismo que “la actual proliferación de medios digitales viene planteando problemas nuevos de acreditación, incluso por cuestiones de espacio, y sugiere la posibilidad de que estos medios tengan que agruparse y “hacer un pool que los represente”. Esto del pool quiere decir que los diarios digitales deberían enviar a estas ruedas de prensa un grupo seleccionado de sus periodistas, que haga las preguntas en nombre de todos.

Tiene gracia esto. Como no hay sitio para todos, que se jodan los nuevos. Total, no los lee nadie. Total, no tienen un duro. Total, cómo vamos a comparar a este grupo de muertos de hambre con cabeceras con décadas de historia y grandes figurones a su frente. Supongo que no importa nada que muchos de estos medios, pese a su escasez de recursos, hayan publicado exclusivas que parecen haber pasado desapercibidas para los grandes. ¿Quién descubrió un informe de la CNMV que revelaba que Bankia incumplió la ley con su estrategia de preferentes? Eldiario.es. ¿Cuál fue el primer medio en publicar el vídeo del accidente del AVE de Santiago? Zoomnews. ¿Quién publicó los correos de Miguel Blesa y ha desvelado recientemente que la lenguaraz presidenta del Círculo de Empresarios es dueña de la firma encargada de la vigilancia del Madrid Arena? Infolibre. Si quieren, seguimos. Porque hay muchos más casos, y creo que disfrutaremos de muchos más, mientras el cuerpo les aguante.

Así que, por mí, la FAPE como si dice misa en arameo. Los medios de siempre, desarrollados hasta la artrosis que les produce su situación financiera, pueden seguir acudiendo a esas ruedas de prensa donde no se admiten preguntas, se vetan periodistas o te ponen delante el último modelo de plasma, y no precisamente para enseñarte lo bien que funciona el UHD. Los digitales, tan pequeñitos, tan humildes, a lo mejor un día en que tengan tiempo se reúnen para hacer ese pool que les han aconsejado desde la FAPE. Pero lo dudo. Tienen demasiado lío como para perder el tiempo en esas cosas. Porque están muy ocupados haciendo periodismo.

Una respuesta to “¿Le importa a alguien lo que diga la FAPE?”

  1. drlopezvega 2014/04/28 a 11:05 am #

    En Estados Unidos, a los congresos de Oncología no puede acceder nadie sin acreditación. El motivo es que no se “cuelen” enfermos, que pudieran hacerse una idea errónea o quizás recibir algún palo no especialmente bienvenido. Cada asistente lleva su placa, con su código de barras, y hay vigilantes para controlar la cosa. Santas pascuas. Incluso hay lectores láser que determinan cuándo entras y cuándo sales, por aquello de la acreditación de horas de trabajo, pero eso es otro cantar. Cantar que, por lo visto, en España no reza. Un país chichinábico, eso es lo que somos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: