¡Pues claro que Facebook es mentira!

28 Jun

El vídeo se está haciendo bastante popular, así que supongo que muchos de ustedes ya lo habrán visto: un tipo al que la vida le va fatal en todos los aspectos – le echan del trabajo, pierde a su novia, ahoga su soledad con alcohol y prostitutas- miente sistemáticamente en sus publicaciones de Facebook, presentándose como el protagonista de una existencia envidiable. Y recibiendo “me gusta” a toneladas con cada entrada. Hasta que un día no puede soportar más su desgracia, la confiesa en la red, y automáticamente pierde toda su popularidad.

Se titula What’s on your mind, su director es Shaun Higton, y fue presentado en el último Festival de Cannes, viralizándose desde entonces a toda velocidad. Su finalidad es concienciar a la gente de la facilidad con que sus contactos en las redes pueden llenar sus publicaciones de falsedades, ofreciendo una imagen muy distinta de la real. Incluso señala a Facebook como una posible fuente de depresión para muchos usuarios, que ven que la vida de sus contactos es siempre mucho más divertida e interesante que la suya… En apariencia, porque la realidad es igualmente cruda.

Lo preocupante es que este vídeo haya sido necesario. ¿De verdad no lo sabíamos? Si nadie es completamente sincero en el mundo físico ¿Cómo esperamos que lo sea en el mundo virtual? Hay temas y asuntos privados que, sencillamente, no se comparten. O no deberíamos. Una depresión, una desgracia personal, una mala racha, son cosas de las que sólo hablamos a la gente que está verdaderamente próxima a nosotros. Están reservadas para nuestro círculo íntimo. Para la familia (si es que ésta se preocupa, y no siempre es el caso) y para los amigos. Los de verdad. No los de Facebook. Porque Facebook es lo más alejado de un círculo íntimo que pueda imaginarse.

Facebook, como cualquier red social, es una herramienta de proyección de eso que se llama ahora nuestra marca personal. De igual modo que en Twitter, vamos publicando cada día en ella capítulos de una novela en la que el protagonista es alguien que se llama como nosotros, y que se nos parece mucho. Pero es una novela, no un diario personal. Y lo más prudente es que su argumento no incluya puntos negativos. No hay que llegar al extremo de hacer como el protagonista del vídeo y mentir sin parar: basta con no publicar lo que no se debe.

Si las cosas le van mal, el último sitio al que tiene que ir a contarlas es Facebook. Meta las noticias del día, vídeos musicales, hable del tiempo, comente las publicaciones de los conocidos, y haga unas cuantas bromas. Y luego llame a algún amigo de verdad y quede con él para hablar y desahogarse. Porque sí ve el más mínimo parecido entre el tipo del vídeo y su propio caso, entonces lo más probable es que tenga un problema.

Pero por favor, no nos lo cuente en Facebook.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: