Truman, Marilyn y recuerdos del champán con hielo

17 Ago

CAPOTE MaRILYNAndaba ayer haciendo tiempo por el aeropuerto de Palma de Mallorca, y me fijé en un puesto especial que había instalado en la Duty Free la firma Moët Chandon. Un quiosco blanco con mostrador blanco, dependientes con camiseta blanca, y botellas blancas. Las de su nuevo champán Ice Imperial, pensado especialmente para degustarlo con hielo, a 46,50 euros unidad. Es, desde luego, una promoción que parecía a la medida del lugar, más aún teniendo en cuenta que el español era la segunda, o la tercera, lengua de los dependientes del puesto. Es, dicen, “una nueva experiencia que combina sensaciones divertidas, frescas y libres”, descripción que vale tanto para beber champán como para aprender a nadar a braza o hacer parapente.

Había allí también un pequeño homenaje al cine y la literatura, pero los vendedores no tenían mucha idea de ello. ¿Se puede beber el champán con hielo? Se puede, y de hecho lo hicieron, el 28 de abril de 1955, Truman Capote y Marilyn Monroe en un restaurante chino de Nueva York. Según narra el escritor en su cuento ya clásico, Una hermosa criatura, salieron de un funeral y buscaron un sitio donde tomar algo sin que nadie les reconociera. Por eso acabaron en ese restaurante, donde les trajeron la botella de champán “sin enfriar y sin cubo, así que nos lo bebimos en vasos largos con hielo”.

Uno no sabe si este tipo de historias podrían haber interesado al departamento de marketing de Moët cuando planificaron el lanzamiento de su nuevo champán. Quizá nadie había leído a Capote, o quizá sí, y decidieron que la historia era demasiado antigua, demasiado de otros tiempos, para un producto que se promociona con DJs con camiseta. Recuerdo que de ese conmovedor retrato de Marilyn me quedó grabada la idea del champán con hielo, y que en ocasiones lo he probado, por ejemplo para liquidar el sobrante (siempre sobra) cuando se prepara un arroz al cava.

O pudo haber otro motivo: que el champán que bebieron Truman y Marilyn no era Moët, sino Mumm Cordon Rouge. Como en el mundo de la gastronomía las ideas de éxito no tardan en tener seguidores, podría ser que en Mumm acabaran planteándose sacar su propia marca de champán para hielo, al igual que ahora proliferan los bourbon aromatizados a la miel. Si lo hacen, aquí tienen un referente para incluir en sus notas de prensa. No es sólo el champán, sino quienes lo beben, los que pueden llenar de Glamour una mañana cualquiera un restaurante chino de la Segunda Avenida de Nueva York.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: