La nueva amenaza de Teresa Romero

21 Oct

B0eyxb_IYAEaQiH

Está limpia de Ébola. Eso no quiere decir que esté curada. Los estragos que el virus ha dejado en su cuerpo tardarán en cerrarse. Deberá enfrentarse, como ya se ha apuntado, al choque de salir del hospital en el que entró como una desconocida, convertida ahora en el nombre más popular de España. Recuperar su vida anterior le será imposible; e iniciar una nueva, nada fácil. La ignorancia y el miedo la perseguirán adonde vaya. Es sencillo imaginar las caras de recelo de quienes se crucen con ella por la calle, la protesta de los vecinos cuando quiera regresar a su piso, el pavor más o menos disimulado de los comerciantes de su barrio cuando entre a comprar. Ni hablemos de las peluquerías.

Hay otra cosa más: los que llevan días esperándola. Los que se llenan la boca declarando su alegría ante su curación, pero en el fondo la ven como un testigo molesto. Los que temen el momento en que empiece a hablar y acusar. Los que ya han intentado hundirla presentándola como responsable de haberse contagiado. No pensemos que porque se han callado no van a volver al ataque.

Tienen a quienes les harán el trabajo sucio, y la munición lista. Ya la han empleado otras veces. Sólo necesitan que llegue una entrevista, unas declaraciones, una aparición en televisión. Entonces empezarán. La acusarán de afán de protagonismo, de querer enriquecerse con su enfermedad, de roja, de simpatizar con el PSOE, con Izquierda Unida, con Podemos, con los tres juntos. De albergar en su alma un odio profundo al Gobierno (¡cuánto recurren a esta palabra los que más hacen por sembrarla entre sus lectores y espectadores!), al Partido Popular, de ser un instrumento de quienes quieren hundir a Ana Mato desde los tiempos de la Gurtel.

Ahondarán en su pasado, desenterrarán trapos sucios; si no los hay, ellos los crearán. Agrandarán anécdotas nimias de hace muchos años hasta presentarlas como faltas imperdonables que anulan su credibilidad y su autoridad moral como testigo, como denunciante, como persona. Intentarán destruir su reputación de la misma manera en que el Ébola intentó destruir sus órganos internos.

Si hemos apoyado a Teresa Romero durante su lucha, no podemos dejarla sola ante esta nueva amenaza. La intoxicación y la mentira son desde hace demasiado tiempo un virus genuinamente español. No permitamos que se cobre una nueva víctima.

2 comentarios to “La nueva amenaza de Teresa Romero”

  1. fvalladolid 2014/10/24 a 7:38 am #

    Reblogueó esto en Ocurrencias y referenciasy comentado:
    Cuánta verdad en tan pocas líneas.

    • Vicente F. de Bobadilla 2014/10/24 a 9:19 am #

      ¡Muchísimas gracias! Parece que ahora están recurriendo a la zanahoria. Que si unas becas con su nombre en Alcorcón, que si una medalla… Si dice que no, entonces comenzarán con el palo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: