Piratas sin razones

11 Mar

it_photo_124486

No quiero aburrirles con las cifras del último Observatorio de Piratería y Hábitos de Consumo de Contenidos Digitales, que una vez más nos sitúan a la cabeza de los países del mundo con más afición por disfrutar de determinados contenidos sin pagar. Apenas han pasado 24 horas, y ya ha habido profesionales que se han lanzado a desmentirlas, asegurando que el volumen real del problema no es tan masivo como pretenden hacernos creer (aquí les dejo el enlace al artículo de Eldiario.es y el de Elconfidencial, bastante completos los dos).

Yo quería hablar aquí de otra parte del estudio: la de las razones aducidas por los encuestados para descargarse contenidos sin pasar por caja. No se trata aquí de cifras de negocio, de lucro cesante o de impuestos que no se perciben, sino de las justificaciones –o autojustificaciones- que teóricamente darían toda la razón a los descargadores y nos convertirían a quienes apostamos por un mercado legal en una panda de primos, o de vendidos a las multinacionales (dos acusaciones bastante frecuentes). Y, la verdad, después de repasar las que ofrece la encuesta, no he podido encontrar una sola que no pueda resolverse con elementos tan alejados de la tecnología como la responsabilidad cívica y el sentido común. El post va a quedar un poco largo, pero no he querido dejarme ninguna en el tintero. Veámoslas, de más a menos populares:

1 No pago por un contenido si puedo acceder sin coste (61%).

La excusa más utilizada es, también, toda una declaración de principios. Lo cojo porque es gratis, porque está ahí. Poco que razonar sobre esto, porque solamente se me ocurre decirle que, por muy a mano que esté, sigue siendo ilegal. ¿De verdad accede sin coste? ¿No ha comprado ningún servicio Premium que le permite descargarse esos contenidos “gratuitos” a mucha mayor velocidad?

2 Yo pago mi conexión a Internet (51%).

Pues claro. Como todos. También ha pagado el ordenador que utiliza para conectarse, y la factura de la luz que mantiene encendidos el ordenador y el router. Es probable que utilice ese ordenador para realizar un trabajo por el que, a su vez, espera que se le pague. O, dadas las cifras que muestran el crecimiento de e-commerce en nuestro país, es también probable que lo haya usado para comprar billetes de avión, entradas de espectáculos, reservas de hotel, y artículos físicos que no pueden ser digitalizados y pirateados. ¿Pretende que los que le suministran esos artículos también se los dejen gratis porque ya paga su conexión? Inténtelo, y ya me cuenta qué le responden. No confunda (interesadamente) la vía para acceder a unos servicios con el derecho a utilizar esos servicios sin pagar.

3 Ya no emitían la película y no había posibilidad de comprarla (48%).

Difícil se me hace de creer, qué quiere que le diga, por lo menos si se refiere a estrenos recientes. Los tiene a su disposición en tiendas online, servicios de streaming, incluso videoclubes (aún quedan, no se crea) y bibliotecas públicas. Puede entenderse que eso ocurra con títulos muy puntuales, pero no basta para cuadrar las cifras de piratería.

4 Rapidez y facilidad de acceso: (46%).

Los servicios legales de descarga le ofrecen la misma facilidad, e incluso mayor rapidez. No tendrá que aguantar páginas emergentes, publicidad a mansalva, spam y cualquier otra cosa que le estén metiendo sin saberlo en las tripas del disco duro. Y los precios son cada vez más competitivos.

5 Pirateo ahora más por la subida del IVA (39%).

El IVA cultural subió del 10% al 21% el 1 de septiembre de 2012. Es cierto que esto se ha notado en algunos campos como la asistencia al cine, que ha experimentado una bajada notable desde entonces; pero las cifras de piratería llevan incrementándose desde mucho antes de la subida. No parece que esta subida fiscal –por la cual no se ha oído protestar demasiado a los defensores de la “cultura para todos”- haya tenido mucha incidencia en el entusiasmo por descargar todo lo posible.

6 No pago por un contenido que posiblemente luego no me guste (39%).

Claro; las tres primeras temporadas de Juego de Tronos molaron mazo, pero como no estoy muy seguro de la cuarta, me la voy a descargar por el gañote. Oiga, y si el contenido le ha gustado ¿Manda luego un giro a la HBO? Lo dudo mucho. De toda la vida los sufridos espectadores hemos pagado para ver películas mediocres, hemos comprado discos o libros que luego nos decepcionaron, o hemos ido a partidos de fútbol de los que hemos salido deseando fusilar a nuestro equipo al amanecer. Así es la vida Y si “posiblemente” lo que descarga luego no le guste ¿para qué gasta conexión en descargárselo, en primer lugar?

6 Ya estoy pagando por la televisión de pago (33%).

Enhorabuena. Pero pagar por un servicio no le justifica para no pagar por otro

7 Por estar al día de lo que sale (31%).

Un propósito loable, pero igualmente conseguible por una infinidad de canales legales. La oferta cultural y de entretenimiento es hoy tan extensa, que “estar al día” es una tarea titánica, no por cuestión de dinero, sino porque los días sólo tienen 24 horas y hay que dedicar algunas a comer, dormir, trabajar… Nadie lo ve todo, nadie lo lee todo, nadie lo escucha todo. Si se interesa menos por la novedad y más por la calidad, verá que no estar tanto “al día” le puede salir mucho más barato.

8 No pago porque los contenidos son efímeros y caducan pronto (27%).

Razonamiento aplicable por igual a los yogures que tengo en la nevera. Sin embargo en el Carrefour no comparten esta manera de pensar, y me hacen apoquinar cada vez que los compro, los muy ratas.

9 Lo hace todo el mundo (25%).

No. Incluso aunque eso fuera una excusa válida –y no lo es- no lo hace todo el mundo. Si tomamos literalmente la expresión “todo el mundo” verá que en casi todos los países las cifras de descargas ilegales son menores que en España. Cosa que se ha conseguido gracias a normas antipiratería que de verdad se cumplen y a la educación de los ciudadanos.

10 Almacenamiento de contenidos (25%).

Esta es muy buena, sí señor, creo que se lo vamos a pasar a los Pujol: oiga, que lo nuestro es almacenamiento de contenidos en Andorra. Si es por almacenar, la web ofrece infinidad de contenido de descarga gratuita y legal sobre los más diversos temas. Parece que su idea no es tanto almacenar, como hacerlo sin pagar lo que debe.

11 No puedo esperar a que salga al mercado (21%).

Espero que no le pase lo mismo con el Apple Watch, o con la próxima novela de Pérez-Reverte, porque le veo con un chándal negro y un pasamontañas asaltando los almacenes en plan Misión Imposible. Algunos estamos con los dientes largos esperando las nuevas de Los Vengadores o Star Wars, pero no tenemos un mono como el suyo. Cuando lleguen, pasaremos por taquilla. Mientras, aguantamos viendo otras cosas y a base de tila.

12. No hay consecuencias legales para el que piratea, no pasa nada (19%).

Sin comentarios. Ahora, no se ponga a llamar fascistas a los agentes de policía cuando sí haya consecuencias y se encuentre usted con una multa con cuyo importe hubiera podido disfrutar de contenidos hasta el día de su jubilación.

13 No estoy haciendo daño a nadie: (19%).

Está usted haciendo daño a muchísima gente. Para empezar, a los 62.000 trabajadores de la industria cultural, donde puede poner desde los editores y libreros a los taquilleros del cine o los iluminadores de un plató, pasando por los programadores de videojuegos, o los gente con sueldos y condiciones laborales normales y corrientes (con todo lo que eso significa hoy en día) que se enfrentan a la amenaza de su futuro de trabajar en un sector cuyo volumen de negocio mengua sin cesar gracias a los piratas. Está usted haciendo daño a los creadores que no son Julia Navarro y a los que les resulta imposible publicar sus obras en unas editoriales cada vez con menor margen de beneficio. Me está haciendo daño a mí, y se está haciendo daño a usted, al privar a las arcas públicas de millones de euros que podrían ser empleados en mejorar los servicios públicos que recibimos todos.

14 Por transgredir: (10%).

Pues nada, hombre, transgreda. Ataque a las malvadas multinacionales responsables de producir esos contenidos sin los cuales usted no se puede pasar, y beneficie con sus actividades a empresas alternativas como Google, utilizado por el 99,4% de los que emplean buscadores para acceder a las páginas de contenidos. O a esas pobres páginas de descargas, que tienen que llenarse de publicidad como si fueran el catálogo de Navidad de El Corte Inglés para sacarse unos durillos con los que subsistir.

Ahora que por fin estamos comenzando a disfrutar de una oferta legal actualizada, de calidad y a precios razonables, es lamentable volver a estos temas que uno ya creía superados. El pago por los contenidos en el mundo digital es algo inevitable, y tan justo como su equivalente en el mundo físico. Al margen de las cifras que quieran vendernos, intentemos comprender de una vez el derecho que tienen a ganar dinero quienes arriesgan el suyo para crear contenidos con los que alegrarnos un poco la vida.

2 comentarios to “Piratas sin razones”

  1. Jaime 2015/03/12 a 2:36 pm #

    La cuestión querdido Vicente, y sin ánimo de polemizar demasiado, es que, al menos en España, la descarga de contenidos es legal, por mucho que estén protegidos por los derechos de autor.
    Un abrazo

    • Vicente F. de Bobadilla 2015/03/12 a 7:37 pm #

      No hay problema en polemizar, Jaime, siempre que se haga con respeto. Creo que las cosas han cambiado con la nueva ley y ahora la descarga sí es ilegal, pero incluso aunque no fuera así, no todo lo que es legal es correcto. Es una práctica dañina y perjudicial, y deben ponerse todos los medios para atajarla.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: